------- ---------------------

..

..

        

    

                                        

10 de enero de 2021

Hoy la Iglesia celebra el Bautismo del Señor


Con la Solemnidad del Bautismo del Señor, acabamos el tiempo de Navidad.
Un tiempo donde hemos podido reflexionar sobre el Don de la Vida desde la concepción.  Como Dios se hace Niño y viene para salvarnos a todos desde la humildad, sencillez y la fragilidad.

Comenzamos el año con la fiesta de nuestra Madre, la Virgen.  Ella es modelo de confianza, de perseverancia y de oración.  Ella que sabe escuchar, que medita todas las cosas en su corazón, nos muestra el camino recto y las actitudes que debemos tomar para seguir a su hijo Jesús.  Desde el momento de la Cruz, ella nos adopta como sus hijos.

El 3 celebramos el Santo Nombre de Jesús, el Nombre sobre todo Nombre, nos recuerda todas las bendiciones y gracias que recibimos del redentor.  Para agradecer su amor y todas las bendiciones reverenciamos su Santo Nombre.

Celebrábamos también la Epifanía del Señor.  Como Dios se muestra y se hace ver a todos nosotros.  Nosotros nos debemos identificar con la estrella, ya que debemos guiar e iluminar con nuestra vida de coherencia y fidelidad a las demás personas hacia Jesús.  También somos Magos, no debemos quedarnos quietas ante la dificultades, no tiremos la toalla a la primera de cambio, sino, que donde nos encontremos, vayamos en busca de Jesús y postrémonos ante Él.

Ofrezcámosle nuestras alegrías, penas, preocupaciones, miserias y pecados, porque así, le estaremos demostrando nuestra debilidad y confianza.  Esta fiesta es un eco de nuestro propio Bautismo.  Al bautizarnos, Dios nos adopta como Hijos suyos, nos incorporamos a la familia de creyentes: la Iglesia.

Sería importante que todo cristiano supiera la fecha de su Bautismo, ya que ese día fue la “puerta de acceso” a la Iglesia.

Que María, madre de Dios, madre nuestra, y nuestro glorioso San José  intercedan por cada uno de nosotros para que este nuevo año nos ayude a que demos testimonio coherente de Jesús, de su Evangelio.  Que sepamos perdonar y amar.  Que no sólo seamos “buenas personas”, sino, que se nos conozca por algo más, y que este algo más hable del Evangelio.




Nancy Sparrow




1 comentario:

Steven dijo...

Gracias por la explicación, buen domingo

 

--------------------- -------------------------------- ----