------- ---------------------

..

..

        

                                                          

31 de diciembre de 2012

Feliz año 2013

Feliz año nuevo mis queridos amiguitos

Este nuevo año 2013, sin duda debe ser mejor que el anterior. La felicidad la encontraremos en nosotros mismos, en llenarnos de sentimientos nobles y generosos hacia nuestros seres queridos. Confío que de este modo nos llegaremos a sentir bendecidos cada día.

Que el 2013 comience con amistad, con aprecio y cariño.

Que el 2013 comience con algo valioso que hemos de guardar y atesorar.

Que el 2013 comience contigo y conmigo, con abrazos, sonrisas y buenos deseos.

Que el 2013 comience con mensajes como este, que espero nos ayuden a vivir un año más sabiendo que no estamos solos.

Un año más, tú y yo disfrutemos de esta bella amistad.

¡¡Feliz Año Nuevo mis queridos amiguitos!!

Una reflexión por año nuevo

Nos encontramos ya en los umbrales de un nuevo año, un nuevo camino que tendremos que recorrer paso a paso, dejando en nuestro recorrido una estela que indicará a los demás por donde hemos pasado.

Esta noche, al sonar la última campanada, indicando que el año nuevo llegó, después de darle gracias a Dios, de saludar a parientes y amigos, hagamos un alto; y veamos este día como el propicio para tomar una trascendental decisión:

Que el primer paso que demos lo hagamos con el corazón pletórico de amor a nuestros semejantes, alumbremos con nuestra luz el camino a recorrer para que los que vienen atrás se guíen en su recorrido, dejando ver en la lejanía la estela luminosa que dejamos a nuestro paso.

No es difícil hacer ésto, sólo con mantenernos cerca de Aquél que nos llevó de las tinieblas a la luz, y que nos prometió "Estar con nosotros siempre hasta el fin de nuestros días"

Que tu luz nunca se apague, que en tu corazón nunca falte el amor de Dios, y que este año, sea El, quien guíe tu pasos, y que se cumplan todos los anhelos de sus corazones...

¡Feliz año nuevo!

30 de diciembre de 2012

Tarjetitas Año Nuevo


Receta para un feliz año nuevo

Ingredientes:

-Tómese doce buenos meses.
-Tenga cuidado de que estén plenamente libres de antiguos recuerdos de amargura, rencores, odios y celos.
-Límpiese de todo resentimiento.
-Extráigansele todas las manchas de mezquindad y pequeñez.
-En resumen... asegúrese que estos meses estén totalmente libres del pasado.

Modo de Preparación:

-Divídanse cada uno de éstos meses en 30 o 31 partes iguales, con excepción del segundo que habrá que dividirlo entre 28. No trate de preparar la receta del año de una sola vez (muchos la echan a perder al proceder de esta manera), sino, prepárese cada día de la siguiente manera.
-Póngase en cada día doce partes de la fe, once de paciencia, diez de valor, nueve de trabajo (algunos omiten este ingrediente y echan a perder todo el resto), ocho de esperanza, siete de lealtad, seis de generosidad, cinco de amabilidad, cuatro de descanso (no se omita este ingrediente), tres de oración, dos de meditación y una de resolución bien seleccionada.
-Añádasele a todo esto una pizca de alegría, otra de juego y una cucharada bien llena de buen humor.
-Agregue a la mezcla AMOR al gusto y mézclese todo con mucho brío.
-Cocínese con corazón ardiente, adórnesele con sonrisas y una pizca de regocijo. Sírvalo con tranquilidad, abnegación y alegría y ciertamente obtendrá un:

¡¡¡¡¡MUY FELIZ AÑO NUEVO!!!!!

Reflexiones de amor y paz

Gracias Padre por no mirar con enojo mis olvidos permanentes que tengo hacia tí.

Gracias por darme lo que no merezco y perdonar todas las veces que te ofendo con mis actitudes egoístas y muchas veces malignas que tengo en mi diario vivir.

De rodillas estoy en tú presencia tratando de mirar muchos más allá de una hermosa imagen que veo delante de mi.

Gracias Padre por darme dolor, para apreciar la alegría cuando se alojan en mi.

Dame fuerzas para seguir en el camino de la vida que muchas veces cansada, no sé distinguir.

Si estoy en el correcto aligera mis pasos más si estoy en el incorrecto hazme tropezar y pueda mirar tu cielo y nunca olvidar que Tú siempre a mi lado estás.

Gracias Padre celestial porque si puedo escribir algo para tí, es porque me amas y me das la oportunidad un día más estar bajo tu mirada protectora.

Yo, un humilde ser que para ti los versos más sublimes salen de este corazón, humilde y sereno así como eres Tú.
nbas

Si me vas a amar

Si me vas a amar, ámame ahora mientras yo pueda gozar de todos los tiernos y dulces sentimientos que fluyen del cariño verdadero.

Ámame ahora, mientras viva, no esperes a que me haya ido para grabar en mármol palabras de amor ardiente en piedra fría.

Si tienes pensamientos cariñosos y dulces acerca de mí, ¿ por qué no me los susurras ahora ?

Si esperas a que esté dormida para nunca más despertar, habrá paredes de tierra entre nosotros y no podré oírte entonces.

No necesitaré de tus caricias cuando la hierba crezca sobre mi cara. No desearé tu cariño o tus besos en mi último lugar de descanso, así que si me amas, aunque sea un poquito, házmelo saber mientras estoy viva.

Así podré tenerlo y atesorarlo...
nbas

Mantente erguido

En la dicha o en la angustia, en miseria o en riqueza, en salud o enfermedad, mantente erguido y sonríe.

Ante quienes se abalanzan, o se echan al vacío, o se hieren mutuamente, mantente erguido y sonríe. Y si avanzan a codazos, y ávidos tienden la mano o se ocultan al acecho, mantente erguido y sonríe.

Ante aquellos que disputan, ante aquellos que se injurian, y los que cierran los puños, y los que apuntan sus armas, mantente erguido y sonríe.

En el día de la ira y de la desbandada, cuando todo cae y arde; solo, en medio del pavor, mantente erguido y sonríe.

Ante justos cuellitiesos, ante jueces implacables, y afanosos personajes, mantente erguido y sonríe.

Cuando oigas tu alabanza, o te escupan en la cara, mantente erguido y sonríe.

Y si estás entre los tuyos, mantente erguido y sonríe. Y delante de tu amada, mantente erguido y sonríe.

En los juegos y en las danzas, mantente erguido y sonríe. En vigilias y en ayunos, mantente erguido y sonríe. Solo, en el alto silencio, mantente erguido y sonríe.

Y ya al borde del gran viaje, aún cuando lloren tus ojos, mantente erguido y sonríe.
nbas

Tu vales mucho

No minimices tu valor comparándote con otros. Son esas diferencias lo que nos hace seres especiales.

No hagas tus metas por lo que otras personas sea importante, solo tú sabes lo que es mejor para ti.

Nunca tomes en vano las cosas cercanas a tu corazón, aférrate a ellas como te aferras a la vida, pues sin ellas la vida no tiene sentido.

No permitas que tu vida se resbale por tus dedos, viviendo en el pasado o viviendo en el futuro. Vive tu vida un día a la vez y podrás disfrutar todos los días de tu vida.

No te rindas cuando aun no tienes algo que ofrecer. Nada es realmente en vano hasta el momento en que tu decides dejar de intentarlo.

Es un hilo muy frágil lo que nos une a los otros. No tengas miedo de encontrar riesgos que aprendemos a vivir.

No le cierres la puerta al amor diciendo que es difícil de encontrar. La manera mas rápida de encontrar amor es dando amor.

La manera mas rápida de perder al amor es aferrándonos muy fuerte a él.

No rechaces tus sueños, sino ten esperanza. Si no tienes esperanza no tienes un propósito.

No corras por la vida tan rápido que olvides, no solamente donde has estado sino hacia donde vas.

La vida no es una carrera sino una jornada para ser saboreada a cada paso que des.
nbas

Discúlpenme pero No

Discúlpeme pero NO. No me hace falta una moda para mi identidad, me visto de sincero y no me queda tan mal, y traigo a la medida mi autenticidad.

Discúlpeme pero NO. No me hace falta el dinero para saber quien soy, soy libre como el viento y eso me hace feliz; muy feliz. ¿Qué, a usted no?

Discúlpeme pero NO. No me hace falta una regla para con Dios hablar, somos muy amigos y nos gusta variar, y nos da buen resultado la sinceridad.

Discúlpeme pero NO. No me hace falta un permiso para ponerme a amar, de eso sí me sobra y lo quiero entregar sin calcular y sin esperar.

Los hombres se complican mucho uniendo tonterías en una verdad, a todo ponen condiciones y ya nadie es libre si quiere amar.

Levanta tus alas, vuela, date cuenta de que todo es vanidad, y lucha por tu dignidad.

Discúlpeme pero NO. No me hace falta una prueba de virilidad, el tiempo me ha enseñado que un hombre es aquel que se conquista y saber ser fiel.

Discúlpeme pero NO. No me hace falta un aplauso para sentirme bien... sólo aquel que es inseguro necesita disfrazar con un montón de halagos su inseguridad.

Discúlpeme pero NO. No me hacen falta fronteras, odio la división, soy ciudadano del mundo... simplemente soy yo.

Si eso le molesta... discúlpeme por favor.
nbas

15 de diciembre de 2012

Tarjetitas Navideñas-4





Navidad o vanidad

Ya se siente la brisa, se acerca una de las temporadas más emocionantes del año y una de mis favoritas. La Navidad!!!

Es un tiempo de compartir con familiares y amigos, tiempo de sonreír.

Pero hay personas que cambian la palabra "Navidad" por "Vanidad" esta hermosa época es tiempo para "Dar" y compartir, pero muchas veces la tomamos para complacernos solo a nosotros mismos.

Nos compramos nueva ropa, nos pintamos la casa, nos cambiamos el cabello, nos, nos, nos y muchos más nos...

Este año vamos a hacer algo diferente, vamos a hacer que algunos tengan una nueva y feliz navidad!

Proponte "Dar" y usa tu imaginación en cómo hacerlo. No hay nada mejor que convertirse en el milagro de una persona.

Si la navidad es tiempo de amor y compartir, porque no hacerlos con aquellos que necesitan de ese amor que nosotros tenemos o andamos buscando. Hoy proponte a pensar de qué manera lo harás. Con tu vecino, el señor de seguridad de tu edificio, la señora que limpia en tu casa, el limpiabotas o periodiquero, el ciego que pide en la esquina en fin… tenemos muchas opciones de donde elegir.

Tu puedes hacer a alguien sonreír y desearles una feliz vani.. Perdón, Feliz Navidad!!!
nbas

¿Puedo despertar?

Anoche escuchaba una canción una y otra vez, y una frase se quedaba en mi mente. Decía:

- “Solamente en mis sueños puedo sonreír, así que si me voy a dormir no me despiertes”.

Así que recordé que esta es la realidad de mucha gente, viven soñando pero no quieren despertar y encontrarse con su realidad.

En este mundo tan frío donde el amor es solo un mito, todos quieren escapar y vivir su propio sueño. Pero, podemos despertar? Qué tal si ese mundo perfecto lleno de amor, perdón y compañerismo que tantos soñamos, pudiéramos hacerlo realidad?

La respuesta está en tus manos. Si usáramos nuestros sueños como planos arquitectónicos, que no pudiéramos lograr? Un mundo lleno de perdón, sin rencor. Un mundo lleno de amor, sin traición. Un mundo lleno de paz, sin desesperación. Un mundo lleno de felicidad, sin lágrimas.

Hoy todo es irreal, fantasía, apariencia, que tal si despertamos y volamos juntos? “Si solamente en tus sueños puedes sonreír, es tiempo que despiertes y traigas contigo esa sonrisa que tanta falta hace en estos tiempos.”

Despierta y vive.
nbas

Volver a soñar

Ni la tristeza, ni la desilusión, ni la incertidumbre, ni la soledad Nada me impedirá sonreír. Ni el miedo, ni la depresión, por más que sufra mi corazón Nada me impedirá soñar.

Ni la desesperación, ni la desgracia, ni el odio, ni las ofensas Nada me impedirá vivir. Aun equivocándome y aprendiendo todo me será favorable. Para que yo pueda: evolucionar, perseverar, servir, agradecer y perdonar.

Quiero vivir el día de hoy como si fuese el primero, como si fuera el último, como si fuese el único. Quiero vivir este momento, como si aun fuera temprano, como si nunca fuese tarde.

Quiero mantener el optimismo, conservar el equilibrio, fortalecer mi fe y mi esperanza. Quiero recuperar mis energías y vivir alegremente todos los días. Quiero caminar con la certeza de llegar, quiero luchar con la certeza de vencer.

Quiero buscar, quiero saber esperar para poder realizar mis sueños. En fin, quiero dar lo máximo de mí, para vivir intensa y maravillosamente con esperanza.

Quiero volver a nacer, quiero volver a crecer, quiero volver a ser niño, quiero volver a confiar, quiero volver a perdonar, quiero volver a esperar, quiero volver a vivir...

QUIERO VOLVER A SOÑAR!!!
nbas

¿Por qué escribo?

Escribir es una forma de terapia que ayuda a combatir el stress y permite resolver problemas de índole física o emocional.

Muchos no saben por qué escriben pero en general todos reconocen el enorme placer que produce la escritura y el gran alivio que ofrece como terapia.

La escritura deja salir ese "yo interior" al cual pocas veces dejamos hablar. Mientras el escritor piensa y escribe, esta profundizando en su alma . . .

Benedetti dice:

-"Escribo para saber porque escribo"

Fred Uhlman responde:

-"Escribo por necesidad"

Garcia Marquez:

-"Escribo para que mis amigos me quieran mas"

*******

Practica cualquier tipo de expresión artística que te permita desarrollar la creatividad y exteriorizar tus pensamientos, tus sentimientos . . . practica danza, pintura, poesía, escritura !!!
nbas

Simpatía-Empatía

La Simpatía es un don natural que algunos tienen que les permite agradar y llegar a los demás.

Sin embargo esaSimpatíaresulta inútil si no se la utiliza para abonar un terreno donde podamos sembrar otros valores.

Quienes se quedan solo con la belleza física y se escudan en la popularidad de suSimpatíacon el tiempo se convierten en personas vacías porque desarrollan actitudes Egocéntricas.

Para que la Simpatía se convierta en una virtud capaz de crecer, florecer y dar sus frutos debe poder trascender las fronteras del yo ganando receptividad y convirtiéndose enEmpatía.

La Empatía es una habilidad especial que nos permite conectarnos con otras personas y entender sus sentimientos sin necesidad de que ellos nos cuenten que es lo que les esta pasando.

Para desarrollar Empatía debemos ser capaces de ponernos en el lugar de la otra persona reconociendo su presencia a nuestro lado y escuchando hasta aquello que no nos dice.

La Empatía nos permite responder adecuadamente a las necesidades que tiene esa persona haciendo que se sienta muy bien al compartir sus sentimientos, ideas , gustos, etc.

*******

Una persona Empática despierta automáticamente sentimientos de Simpatía en quienes la rodean pero una persona Simpática deberá esforzarse para poder llegar a generar y crear Empatía.

Sigámonos preparando

Seguimos caminando en el Adviento, sintiendo cada vez más presente y más cercana la meta de este camino. Como en todo camino también es bueno parar para contemplar, parar para mirar a nuestro alrededor, parar para darnos cuenta que este camino que recorremos es un camino compartido, pues nosotros, poco a poco, vamos llegando a la meta; pero, al mismo tiempo, Él también está llegando…

Queremos celebrar la Navidad dando gracias por el nacimiento de Jesús, pero no sólo por el nacimiento de Jesús para el mundo entero; sino, muy especialmente, por el nacimiento de Jesús en nosotros, en nuestras vidas.

El Adviento es recordar nuestro camino de todo el año, donde Jesús parte con nosotros como compañero en la larga caminata. Seguro que hemos tenido momentos de compartir con Él al mismo ritmo, al mismo paso… en otras ocasiones nos habremos distanciado de Él: el cansancio, el hastío, la incomprensión, las “ofertas” del camino que nos hacen pararnos y cambiar la marcha… En otras, eufóricos, le habremos sobrepasado dejándole detrás nuestra… El Adviento nos sirve para recobrar el paso, acelerar si es que nos hemos quedado un poco rezagados en nuestra marcha, obnubilados por esas “ofertas” que nos ofrece el camino, o bien, sosegar el ritmo si es que, por nuestras prisas de llegar los primeros, nos hemos olvidado de por qué iniciamos esta caminata.

Muchas veces lo mejor para recobrar el ritmo, aunque suene paradójico, es “parar”… parar para “contemplar”, parar para “mirar a nuestro alrededor” y, sobre todo, parar para darnos cuenta que este camino que recorremos es un “camino compartido”. Queremos llegar a la meta con el Compañero con el que salimos. El camino ha sido largo y queremos celebrar con Él todo lo vivido, los momentos malos y los buenos, las penas y las alegrías. Es momento de recordar toda esa gente que ha salido a nuestro encuentro, los que nos han acompañado en el caminar, los que nos han ignorado, los que nos han ofrecido cobijo y alimento, los que nos han despedido con un fuerte abrazo…

Os dejo con la Parábola del Silencio que es una maravilla.

Espero que este momentito de silencio sea esa “parada” necesaria para recobrar el ritmo.

El reino de los cielos
se parece a un hombre
que vendió todas sus palabras
para comprar un silencio.

Cuando el silencio fue suyo
entró en él, despacio,
sin hacer ruido.
Lo sembró, lo regó, lo cuidó…
y al poco tiempo
brotó una «palabra jamás oída».

Él la escuchó
sin decir nada.
Y la palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros.

frena para que frene otro

Roberto Albanés estaba observando su velocímetro. Cuando ascendió a ciento veinte kilómetros por hora, decidió aminorar la velocidad de su Volvo, último modelo.

En eso vio en el espejo retrovisor un vehículo que se acercaba a mucha más velocidad que la suya. Una mujer se había desmayado sobre el volante, y el niño que la acompañaba lloraba a gritos. El vehículo ya se iba contra la cerca de cemento de la autopista.

Roberto, entonces, tomó una decisión heroica. Puso su Volvo entre ese auto y la cerca, y hundió fuertemente los frenos. Saltaron chispas, y ambos vehículos quedaron trabados, pero después de trescientos metros de frenada, los dos autos pararon. La mujer había sufrido un desmayo diabético y había perdido el control del carro. Pero el arrojo del valiente Albanés, y los frenos del auto, evitaron la tragedia.

Se necesitan coraje y resolución para hacer lo que hizo ese joven. Vio que un vehículo grande iba a chocar a gran velocidad, e interpuso su auto. Los paragolpes se trabaron, pero frenó su auto poco a poco, y así logró que se frenara el otro también. A la mujer la atendieron de inmediato, de modo que ni ella ni el niño sacaron del accidente más que el susto.

Es interesante esto de frenar uno para que frene otro. Esa acción ha salvado a muchos en la vida moral. Un hombre, que acostumbraba a pasar todos los viernes un buen rato en la cantina con su amigo, decidió un día ponerle freno al asunto. De ahí en adelante, cada viernes bebieron una copa menos de las acostumbradas. Así, en sólo ocho semanas, los dos se libraron del vicio.

Una muchacha, que con su prima no había encontrado más oficio que el de la prostitución en Los Ángeles, California, decidió frenar esa actividad e ingresar en una escuela. Ambas encontraron otro oficio y se casaron. El freno que puso una, ayudó a la otra también a frenar.

Los ejemplos abundan, porque lo mismo ha ocurrido una infinidad de veces. La fuerza y el ejemplo de una persona ha sido todo lo que se ha requerido para cambiar por completo el rumbo equivocado de otra.

Querámoslo o no, nuestra vida es un ejemplo. Todos, aunque no lo advirtamos, somos guías de alguien. Hay personas que tienen sus ojos puestos en nosotros, de modo que nuestra vida dirigirá a otro, ya sea por buen o por mal camino. Nuestros pasos se convertirán en la senda que otros seguirán.

¿A dónde los estamos llevando: a la vida o a la muerte? Aprendamos de Jesucristo cuál es el buen camino, y transitemos por él. El Señor nunca nos engañará.
nbas

Tercer domingo de Adviento

11 de diciembre de 2012

La belleza de un carácter fuerte

Hace muchos años atrás, nació un niño en Rusia que se veía a sí mismo tan feo que estaba seguro que no habría felicidad para él en la vida.

Lamentaba el hecho de poseer una nariz grande, labios gruesos, pequeños ojos grises y grandes manos y pies. Su fealdad lo había afectado tanto que le pidió a Dios que hiciese un milagro y lo transformase e un hombre apuesto. Hizo la promesa que si Dios le concedía eso, él le daría todo lo que poseía ahora y lo que iría a poseer en el futuro.

Ese muchacho ruso era León Tolstói, uno de los escritores más famosos del mundo del siglo veinte, renombrado por su gloriosa La Guerra y la Paz.

Tolstói admite en una de sus libros que con el correr de los años ha descubierto que la belleza de la apariencia física que una vez persiguió, no era la única belleza de la vida. Por cierto que no era la mejor belleza. En su lugar, Tolstói comenzó a considerar que la belleza de un carácter fuerte era considerada a los ojos de Dios como el bien más apreciado.

Actualmente hay muchas personas que gastan enormes sumas de dinero en su apariencia física. El carácter, por el contrario, no es cuestión de dinero ni de apariencia. Es cuestión de hacer lo que está bien sin mirar el dinero y de defender lo justo sin mirar las apariencias.

Su carácter se define por lo que es cuando está solo.

Tarjetitas Navideñas-3






Eres lo que piensas

Dios está interesado en tu mente y tus pensamientos. ¿Sabes por qué? Porque lo que pensamos tiene un gran impacto en cómo actuamos.

Eres lo que piensas. Por lo tanto cuanto más sanos y verdaderos sean tus pensamientos más sana será toda tu vida. Pero cuánto más fatalistas, negativos y negros sean tus pensamientos más te enfermarás.

¿Por qué te deprimes? Porque más allá de las situaciones que hayas vivido, piensas en todo lo triste, lo doloroso y lo que está mal. Te ves a ti mismo como víctima y sufres.

¿Por qué mantienes el rencor y la falta de perdón? Porque piensas una y otra vez en lo que te han hecho, y cuánto más lo piensas más herido te sientes y mayor es tu enojo y deseos de vengarte.

¿Por qué fracasas cuando emprendes alguna actividad? Porque piensas que no podrás hacerlo bien, que no eres suficientemente capaz, o que a otros les irá mejor que a ti.

¿Por qué te aíslas de la gente y te encierras en ti mismo? Porque piensas que todos son unos falsos, que no se puede confiar en nadie, o bien, que no volverás a permitir que nadie te lastime.

¿Por qué sientes que Dios está lejos y no te escucha? ¡Porque es lo que piensas y sientes!

Pero todos los ejemplos anteriores tienen algo en común: son mentira. Son pensamientos mentirosos que te mantienen atado, paralizado, frenado y dando vueltas en círculos.

Pensar correctamente es vital para vivir correctamente y tener éxito en todo lo que emprendas. Pensar correctamente es pensar como Dios piensa. Es funcionar de acuerdo a los pensamientos de Dios.

Cuando piensas correctamente, las decisiones que tomes respecto a cada área de tu vida serán buenas, y aún si te equivocas podrás corregirlo y volver a empezar.

Dejarte guiar por Dios y su forma de pensar es la mejor decisión que tú y cualquier persona puede tomar.

Para pensar sabiamente tienes que pensar como Dios piensa. ¿Y cómo piensa Dios? Lee su Palabra y lo descubrirás. Pero te doy algunos ejemplos: Dios piensa en que todo es posible, Dios piensa en sanidad, Dios piensa en gozo, Dios piensa sin miedos, Dios piensa en abundancia, Dios piensa ideas originales y creativas, Dios piensa en fe, Dios piensa en avance, crecimiento, multiplicación.

¡Anímate a pensar como Él!

¿Qué tipo de decisiones crees que toman las personas que piensan como Dios piensa?

¿Qué situación enfrentas actualmente en la que necesitas aprender a pensar como Dios piensa para encontrar la mejor solución?
nbas

Pato o Aguila tú decides

Esta es una maravillosa historia acerca de un taxista que prueba por qué es diferente que los demás:

Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi.

Le alcanzó un cartón plastificado y le dijo:

-Yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.

Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta:

Misión de Willy: "Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable".

Rodrigo quedó impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡Limpio sin una mancha!

Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo:

-¿Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado.

Rodrigo bromeando le dijo:

-No, preferiría un refresco.

Willy sonrío y dijo:

-No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja.

Casi tartamudeando Rodrigo le dijo:

-Tomaré la Cola dietética.

Pasándole su bebida, Willy le dijo:

-Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones.

Al comenzar el viaje, Willy le pasó a Rodrigo otro cartón plastificado que decía: Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio.

Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cual sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones...

-Dime Willy, -le preguntó asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así.

Willy sonrió a través del espejo retrovisor.

-No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primeros cinco años manejando los gasté la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuché en la radio acerca del Dr. Dyer, un gurú del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado "Tú lo obtendrás cuando creas en ello". Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía:Deja de quejarte, sé diferente de tu competencia. No seas un pato. Sé un águila. Los patos sólo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo.

-Esto me llegó aquí, en medio de los ojos, dijo Willy. Dyer estaba realmente hablando de mí. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré alrededor a los otros taxis y sus chóferes los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios.

-Se nota que los cambios te han pagado, le dijo Rodrigo.

-Si, seguro que sí, le dijo Willy. Mi primer año de águila dupliqué mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadrupliqué. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio.

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.

Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.

Willy el taxista, tomó una alternativa diferente:

El decidió dejar de hacer ruido y de quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.

******

No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público, "político", ejecutivo, empleado o profesionista... ¿Cómo te comportas?, ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte?, ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Recuerda:

ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA.

Recibe los 7 dones del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Ciencia, Consejo, Piedad, Amor y Fortaleza; úsalos para servir a tu comunidad y empieza por tu familia.

Que tus problemas sean menos, tus Bendiciones más y que sólo la felicidad entre por tu puerta.

Tu complemento

En cierto lugar del mundo
existe la persona perfecta,
exacta para ti.

Solo debes recordar
que todo llega a su exacto tiempo,
no hay por qué desesperarse.

Si amas a alguien,
y esa persona no te ama,
no entristezcas.

Ni lamentes amar,
ese inmenso amor,
regresará a ti tarde o temprano.

Recuerda, el amor
verdadero es aquel
que nace en dos seres.

Es el complemento exacto,
aceptar al otro,
con defectos y virtudes.

Y cuando lo encuentres,
por favor,
no lo dejes ir.

Tarjetitas Navideñas-2





9 de diciembre de 2012

La creación

En una ocasión se suscitó una fuerte discusión entre dos amigos, uno creyente en la existencia de Dios y el otro absolutamente incrédulo y ateo. Después de una larga y bizantina discusión, se separaron muy molestos.

El creyente, con el deseo de convencer a su amigo, construyó en una habitación de su casa un planetario, al cual, le invirtió mucho tiempo y dinero para simular el universo en movimiento, en el cual aparecía el sol, los planetas, música sideral, cometas, etc. Lo realizo con tanto cuidado y esmero que cuando uno entraba a esa habitación se sentía flotar en el espacio.

Invitó a visitarlo a su amigo ateo, y cuando este ultimo, sorprendido, le pregunto al constructor quien había realizado tan magnifica obra maestra, el creyente le contesto: “Nadie”, a lo cual, por supuesto el otro reclamo: “Oye, no soy ¡tonto! Esto lo debe haber hecho alguien, no creo que se haya hecho solo”.

El creyente lo saco de la habitación y, como era de noche lo llevo al jardín de su casa y le dijo: “Mira, observa el firmamento, las estrellas, la perfecta armonía de las fuerzas en movimiento. Sabes, -le dijo finalmente-, toda esta maravilla nadie la hizo”.

En ese momento el ateo comprendió que existía un poder superior.

La sonrisa

La sonrisa... Es el son...son... son de la risa, hija de la risa y nieta de la carcajada.

La sonrisa es...

...El más saludable masaje de belleza para el rostro; el pasaporte al reino de los Cielos; el ropaje más lindo del alma; el mejor antídoto contra las preocupaciones; la canción de los Ángeles; la seriedad arrepentida; la oración de los sabios; la contraseña entre los amigos; la puerta de la cooperación entre conocidos y desconocidos; alienta la buena voluntad en los negocios; acorta el tiempo de la angustia; crea la felicidad en la pareja y en el hogar; una clara manifestación de salud mental, emocional y espiritual; descanso para los fatigados; calor para los tristes; luz para los decepcionados; es como el sol: ilumina, calienta y se irradia.

¿Cuánto cuesta una sonrisa? –Nada.

¿Cuánto beneficio nos puede dar? –Mucho.

¿Qué tiempo dura? –Un instante.

¿Y cuánto perdura en la memoria? –A veces toda la vida.

¿Quién es tan rico que no la necesite? –Nadie.

¿Quién es tan pobre que no pueda regalarla? –Ninguno.

¿Se empobrece el que la dá? –Al contrario, se enriquece.

¿Se puede comprar, vender o robar? –Sólo se puede ofrecer gratuitamente.

¿Y quién es el que está más necesitado de una sonrisa? –Aquél que no tiene ninguna para dar.

Solo me queda por decir.... Gracias por tu sonrisa!!
nbas

Segundo domingo de Adviento

3 de diciembre de 2012

Un solo acto

Una promesa genera esperanza
Un acto genera credibilidad
Un apretón de manos puede generar confianza
Una estrella puede guiar un barco en el mar
Un voto puede cambiar una nación
Una canción puede animar un momento
Una flor puede crear un jardín
Un árbol puede iniciar un bosque
Un pájaro puede ser el precursor de la primavera
Una sonrisa puede iniciar una amistad
Un rayo de sol ilumina el lugar mas oscuro
Un paso nos acerca a la meta
Una palabra de bendición fortalece nuestra fe un gesto puede marcar la diferencia
¿Qué mas actos le añadirías a esta reflexión ?
nbas

Las tormentas de la vida

Las tormentas hacen parte de nuestra vida así como lo son los días soleados , a quien no le gustaría vivir una vida sin problemas , sin preocupaciones , que todos nuestros días fueran soleados y que no hubieran afanes.

Pero si Dios en su infinita sabiduría permitió que existieran las tormentas, es porque un propósito tienen para nuestra vida , aunque mientras estamos en ella no entendamos el porque de tal situación.

Según un diccionario online , el significado de tormentas es:

Fenómeno meteorológico producido por variaciones de temperatura en la atmósfera, que se manifiesta con viento, grandes nubes, violentas precipitaciones acompañadas de rayos, truenos y relámpagos.

Como podemos ver , una de las características de las tormentas es que vienen acompañadas de mucho ruido , ruido que despierta hasta el león mas dormido.

Ahora mirémoslo desde nuestro punto de vista y reflexionemos , en que nos estamos durmiendo que Dios permitió esta tormenta para hacernos despertar ???

Será que estamos durmiendo en nuestra vida espiritual ? Será que estamos durmiendo en el cuidado de nuestra esposa o esposo ?

Será que estamos durmiendo en prestarle mas atención a nuestros hijos o familia ??

Será que estamos durmiendo en cuidar mas de nuestro cuerpo ?

Será que estamos durmiendo en nuestro trabajo o empresa y no estamos dando mas del 100 % ?

En que te estas Durmiendo ??? Espero este artículo llegue como una tormenta a tu vida y derrame lluvia de bendición sobre la misma.

Tarjetitas Navideñas-1

La verdadera amistad

La verdadera amistad no se ve con los ojos, se siente con el corazón cuando existe confianza, comprensión, secretos, lealtad y momentos compartidos.

La amistad es un sentimiento que raramente se encuentra en la vida, pero cuando se la halla causa un profundo impacto en nuestro bienestar, nuestra fortaleza y nuestro carácter.

Cuando dos personas han compartido sus sentimientos, sus sueños, pensamientos y temores; cuando han abierto sus corazones…

Cuando dos personas se conocen lo suficiente como para descubrir la tristeza oculta detrás de una sonrisa o la felicidad en el brillo de los ojos…

Cuando han compartido tantas risas, y cuando el dolor del otro en ocasiones provoca lágrimas; cuando dos personas creen una en la otra y siempre son sinceras entre sí.

Cuando ambas confían mutuamente en la verdad siempre presente en ellas, puedes tener la seguridad que comparten una amistad para toda la vida.
nbas

¿Serviste hoy?

Toda la naturaleza es un anhelo de servicio Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú.
Donde haya un esfuerzo, que todos esquivan, acéptalo tú.
Se tú el que apartó la piedra del camino, el odio entre los corazones, las dificultades del problema.

Hay la alegría del ser sano y la de ser justo. Pero hay sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.
Que triste sería el mundo, si todo en él estuviera hecho… Si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender.

No sólo se hace mérito de los grandes trabajos; hay pequeños servicios: Adornar una mesa, ordenar unos libros…

El servir no es faena de los seres superiores. Dios que da el fruto y la luz, sirve. Tiene los ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día…

¿Serviste Hoy?
Gabriela Mistral

2 de diciembre de 2012

Cuento de Adviento

Hace tiempo que un viajero en una de sus vueltas por el mundo, llegó a una tierra, le llamó la atención la belleza de sus arroyos que cruzaban los campos, los sembrados.

Habiendo caminado ya un rato, se encontró con la casas del pueblo, sencillas coloridas y con puertas abiertas de para en par.

No podía creerlo... él venía de un lugar muy distinto. Se fue acercando pero su sorpresa fue mayor cuando tres niños, hermanitos, salieron a recibirlo y lo invitaron a pasar.

Los padres de los niños invitaron al viajero a quedarse con ellos unos días. El viajero aprendió muchas cosas, por ejemplo a hornear el pan, trabajar la tierra, ordeñar las vacas , pero había una de la cual no podía descubrir el significado. Cada días y algunos días en varias ocasiones el papá la mamá y los hermanos se acercaban a una mesita donde habían colocado las figuras de María y José, un burrito marrón y una vaca.

Despacito dejaban una pajita entre María y José. Con el correr de los días el colchoncito de pajitas iba aumentando y se hacía más mullido.

Cuando le llegó al viajero el momento de partir, la familia le entregó un pan calientito y frutas para el camino, lo abrazaron y lo despidieron. Ya se iba cuando dándose vuelta les dijo:

- Una cosa quisiera llevarme de este hermoso momento.

Por supuesto le contestaron:

- ¿ Qué más podemos darte para el camino?

Y el viajero entonces preguntó:

- ¿ Por qué iban dejando esas pajitas a los pies de María y José?

Ellos sonrieron y el niño más pequeño respondió:

- Cada vez que hacemos algo con amor, buscamos una pajita y la llevamos al pesebre. Y así vamos preparando para que cuando llegue el niño Jesús, María tenga un lugar para recostarlo. Si amamos poco, el colchón va a Ser un colchón delgado y por lo mismo frío. Pero si amamos mucho, Jesús va a estar más cómodo y calientito.

El viajero parecía comprenderlo todo. Sintió ganas de quedarse con esa familia hasta la Nochebuena, pero una voz adentro suyo lo invitó a llevar por otros pueblos lo que había conocido tanto de nuevas labores, como de los corazones sencillos tan llenos de amor, como los de esa familia.

En el camino de la vida

Existen personas calladas que necesitan de alguien para conversar.

Existen personas tristes que necesitan de alguien que las consuele.

Existen personas tímidas que necesitan de alguien que las ayude a vencer la timidez.

Existen personas solas que necesitan de alguien para jugar.

Existen personas con miedo que necesitan de alguien que les dé la mano.

Existen personas fuertes que necesitan de alguien que las haga pensar en la mejor manera de usar su fuerza.

Existen personas habilidosas que necesitan de alguien para ayudar a descubrir la mejor manera de usar su habilidad.

Existen personas que juzgan que no saben hacer nada y necesitan de alguien que las ayude a descubrir cuánto saben hacer.

Existen personas apresuradas que necesitan de alguien que les muestre todo lo que no tienen tiempo para ver.

Existen personas impulsivas que necesitan de alguien que las ayude a no lastimar a otros.

Existen personas que se sienten afuera y necesitan de alguien que les muestre el camino de entrada.

Existen personas que dicen que no sirven para nada y necesitan de alguien que las ayude a descubrir cuán importantes pueden ser.

Necesitan de alguien… quizás de ti o de mí…

“Existe más hambre de amor y aprecio en este mundo que de pan”
nbas

Como hacer feliz a alguien

Dale un beso. Un abrazo.
Da un paso en su dirección…
Aproxímate sin ceremonias.
Dale un poco de tu calor. Da tu sentimiento.
Siéntate bien cerca , deja pasar el tiempo y quédate.
Algún tiempo o mucho tiempo.
No cuentes las horas que das.
Aprende a dejar de lado la superficialidad.
Sueña el sueño, sin dudar.
Deja la risa salir. Libera una inmensa sonrisa.
Rasga el preconcepto.
Mira a los ojos, siempre!
Apunta un defecto con delicadeza.
Respeta una lágrima, o mil.
Escucha una historia o muchas , con atención.
Escribe una carta y envíasela a esa persona.
Irradia simplicidad, simpatía, energía.
No esperes ser solicitado, haz un favor.
Conversa sobre cosas serias o tonterías.
Cuenta un cuento, sin olvidarte de las hadas y los duendes.
Encuentra gracia. Todas las cosas la tienen.
No invadas sus silencios, tienen un porqué.
Ayuda a resolver un problema.
Pregúntale a menudo:
¿Porqué? ¿Cómo estás? ¿Cómo ha sido hoy tu día?
¿Qué has hecho de bueno? ¿Qué hay de nuevo? ¿Necesitas algo?
Y presta atención.
Sugiere un paseo.
Un buen libro, una buena música, o mismo un programa de televisión.
Aprende a compartir algo, aunque no sea de tu agrado.
Di de vez en cuando: Disculpa, muchas gracias.
No tiene importancia. Qué hay para hacer?
Date a tí misma una oportunidad, intenta, de alguna manera.
Disfruta viendo al otro disfrutar.
No te olvides de lo gratificante que es dar.
Y no te asombres tanto si la persona más feliz en todo este cuento…eres TU !!!

Recordando

Aunque han pasado muchos años, nunca he olvidado a aquellos encantadores hermanos gemelos, mis amigos gordos de la escuela que ya no sé de ellos.

Doménico, era juguetón, bromista, risueño, nuestro Gordo Alegre. En cambio, César, era callado, melancólico, solitario, nuestro Gordo Triste.

A donde iba el Gordo Alegre, atrás de él, siempre lo seguía el Gordo Triste.

Al Gordo Alegre le encantaba el fútbol. Todas las tardes, a la hora de salir de la escuela, corríamos con él hacia un parque inmenso para jugar emocionantes partidos hasta el anochecer. Y por supuesto, detrás de nosotros, corría pesadamente el Gordo Triste.

-¡Al arco los gordos!- gritábamos y el Gordo Alegre, que era un excelente arquero, hacía su arco con dos piedras grandes y prometía que nadie le haría un gol.

-¡Tapa en el otro arco!- siempre le decía al Gordo Triste. Pero él nunca tapaba. Prefería sentarse en una banquita y ver, en silencio, lo bien que tapaba su hermano.

¡Y cómo tapaba Doménico! . Con sus buenos reflejos, qué bien se las arreglaba para atajar tremendos cañonazos y cabezazos, tiros libres y penales. Apenas le hacían uno que otro gol cuando ya estaba demasiado cansado.

Pero un día, ya no quiso ser arquero. Soñaba con ser delantero y anotar muchos goles. Pero con los 100 kilos que pesaba, era muy difícil. Entonces, decidió bajar de peso.

-No, Mami. Solo quiero dos panes. Desde ahora bajaré de peso- le dijo a su madre cuando ella le sirvió los 10 panes que todos los días se comía. Ella se asombró y lo felicitó por su decisión.

Dejó de comer hamburguesas, pizzas, mantequilla, tamales, dulces y otras cosas que hacían engordar. Y en su lugar, comía más verduras y frutas. Y mucha agua mineral en vez de gaseosas.

- Tú también has lo mismo, César- le decía la madre al Gordo Triste. Pero él, sin oír consejos, se iba silencioso y cabizbajo a su cuarto.

Al ver que Doménico bajaba de peso poco a poco, se preocupó de que pronto sería el único gordo del colegio y ya no sentiría la calurosa compañía de la gordura del Gordo Alegre.

A los pocos meses, Doménico ya no era nuestro Gordo Alegre. Lucía esbelto y podía correr más que antes. Entonces, empezó a jugar de delantero y anotaba muchos goles con gran destreza y agilidad. Con sus fenomenales goles, se volvió en la estrella y héroe de nuestro salón en los campeonatos del colegio.

-¡Tres hurras por Doménico, Jiji, rráaa, jiji, rráaa, jiji, rráaa!- coreábamos mientras lo cargábamos en hombros en las tardes victoriosas.

¿Y el Gordo Triste? ¡Oh, pobrecito nuestro Gordo Triste! César se tornó más triste que nunca. Cuando corríamos con Doménico hacia el parque, ya él no podía alcanzarnos. Se quedaba muy pero muy detrás de nosotros.

A las pocas semanas, cuando llegaron las vacaciones, César empezó a sentirse terriblemente sólo ya que Doménico paraba jugando por equipos de otros barrios.

El Gordo Triste ya no quería salir a ninguna parte. Se la pasaba armando rompecabezas en su cuarto y observando a las hormigas que trepaban las paredes.

Hasta el apetito perdió.

-¿Qué tienes, hijo, que no has probado ni un bocado?- le decía su preocupada madre, al ver que había dejado toda la sopa y el arroz con pato que tanto le gustaba. Pero el Gordo Triste, sin responder, como siempre, se refugiaba pensativo en su cuarto, extrañando al hermano ausente que casi no lo veía en casa.

Hasta que un día la madre le contó a Doménico lo que estaba pasando con César. Presuroso, Doménico fue a buscar al Gordo Triste a su cuarto pero no lo encontró. Fue al lavadero, al baño, a la cocina, al corredor, al jardín y nada. Entonces, lo encontró hablando de su mala suerte a los patos y gallinas en el corral que estaba detrás de la casa.

-Hermanito- le dijo Doménico y lo abrazó. El Gordo Triste rompió a llorar largamente.

-¿Por qué me has dejado sólo?- balbuceaba, quejándose de sus penas, que ahora ya nadie lo defiende cuando lo molestan por las calles por ser el único gordo.

-Perdóname, hermanito. Pronto, nunca más estarás sólo- dijo Doménico, secándose las lágrimas que no pudo evitar y prometiéndole mil cosas y llevándolo a la mesa para almorzar juntos.

Desde entonces, Doménico decidió volverse gordo como antes. Comía muchos dulces, tamales, mantequilla, pizzas y hamburguesas. Y no uno sino diez panes. Y muchas gaseosas.

Y cuando volvimos a la escuela, Doménico ya era otra vez nuestro Gordo Alegre, para alegría del Gordo Triste.

A donde iba el Gordo Alegre, el Gordo Triste lo seguía más contento que nunca.

-¡Al Arco los gordos!- gritábamos como siempre al llegar al parque. El Gordo Triste, un poquito menos triste que antes, entonces nos prometía que pronto se prepararía para tapar. De vuelta en el arco, el Gordo Alegre, como antes, atajaba sensacionalmente los tremendos cañonazos que le disparábamos. El Gordo Triste, como nunca, esbozaba una leve sonrisa y hasta aplaudía lo bien que tapaba su hermano.

Después de cada partido, con los uniformes embarrados y los zapatillas desbaratadas, todos volvíamos a nuestras casas con las piernas y las cinturas adoloridas. Los vencedores, orgullosos, con los pechos henchidos de la paliza que le dieron al equipo rival, y los perdedores, refunfuñando y jurando cobrarse la revancha para el día siguiente.

Y a mí, cómo me gustaba ver a los inolvidables Gordos alejándose con sus traviesas siluetas robustas por el puentecito que conducía a su hogar. Brincando abrazados y felices en su fraternal gordura, hasta desaparecer ambos por los horizontes rojizos de las tardes ancianas.
d/a

El bosque

Durante un tiempo fui vecino de un médico cuyo pasatiempo era plantar árboles en el enorme patio de su casa. Desde mi ventana veía cómo día a día los plantaba. Lo que más me llamaba la atención era que no regaba los arbolitos. Tanta era mi curiosidad que fui a preguntarle.

Me dijo que si regaba sus arbolitos, las raíces se acomodarían en la superficie y quedarían siempre esperando el agua que él diariamente les daba. Al no regarlos, éstos tardarían más en crecer, pero sus raíces se verían obligadas a profundizar en la tierra en busca del agua y de los nutrientes que se encuentran en las capas más profundas del suelo.

Así, los árboles tendrían raíces profundas y serían más resistentes.

Al cabo de un tiempo fui a vivir a otro país, cuando después de varios años regresé a mi antigua casa, noté que mi vecino había cumplido su sueño, tenía un hermoso bosque.

De pronto llegó el rigor del invierno y en un día muy ventoso, cuando todos los árboles de la calle estaban arqueados por el viento, pude notar la solidez de los árboles de mi vecino, que casi ni se movían.

Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado, al ser privados de agua, les había beneficiado mucho más, que el confort o un trato mucho más delicado.

Todas las noches antes de ir a acostarme doy siempre una mirada a mis hijos. Les observo y veo cómo ellos van creciendo.

La mayoría de las veces, le pido a Dios que sus vidas sean fáciles, para que no sufran las dificultades y agresiones de este mundo, pero, ver el bosque tan firme, me ha llevado a reflexionar.

De ahora en adelante pediré a Dios que mis hijos crezcan con raíces profundas; para que se fortalezcan y puedan enfrentarse a las circunstancias y los sinsabores de la vida.

“Siempre pedimos que las cosas sean fáciles, pero en verdad lo que necesitamos es pedir que en nuestro interior se formen raíces fuertes y profundas; de tal modo, que cuando las tempestades lleguen, sin previo aviso y los vientos helados soplen, seamos capaces de resistir en lugar de ser derrotados y destruidos como lo son los árboles sin raíces profundas”
Salmos 1:3

El inventor de la vida

Si hablamos de química, convirtió el agua en vino.

En el campo de la biología, nació, pero su concepción no fue normal.

Si hablamos de física, desafió la ley de la gravedad cuando ascendió al cielo.

En economía, no hizo caso de la ley de la proporción y la disminución y alimentó a cinco mil hombres con tan sólo dos pescados y cinco panes.

En el campo de la medicina, sanó a enfermos, cojos, leprosos y ciegos sin administrar una sola dosis de medicamentos.

En cuanto a historia, es el principio y el fin.

En asuntos de gobierno, es el Príncipe de Paz, Señor de Señores y Rey de Reyes.

En cuestiones de religión dijo, nadie viene al Padre sino es por mí.

Así que… ¿De quién hablamos? ¿Quién es este? Él es "Jesús".

Mantente en Él y busca siempre su compañía.

En Dios lo tenemos todo.

El hombre más grande de la Historia, Jesús, no tuvo ningún sirviente y aún así, lo llaman Amo y Señor.

No tiene ningún título y sin embargo es el Maestro.

No estudió medicina, pero es nuestro Sanador.

No ganó ninguna batalla militar y aún así ha conquistado el mundo.

No cometió ningún delito y lo condenaron a muerte.

Lo enterraron en una tumba y sin embargo, resucitó y sigue viviendo entre nosotros.

“Me siento honrada al conocer y poder servir a Jesús, además y por encima de todo lo que hizo, hace y hará, me ama incondicionalmente”
nbas
 

--------------------- -------------------------------- ----