------- ---------------------

..

..

        

                                        

18 de marzo de 2012

Imitemos a San José

San José es el más grande de los santos después de María. Es modelo de prudencia, de obediencia heroica, de disponibilidad pronta, de justicia, desprendimiento y pureza. Padre ejemplar y esposo solícito, lleno de fe, amor y respeto por Dios y los hombres. Elegido por Dios para ser el guardián, proveedor y protector de su Hijo y de su Madre Santísima.

Si todos los esposos y padres de hoy fijaran su mirada en San José como modelo y lo imitaran en sus virtudes, nuestras familias serían más fuertes y en ellas reinaría la fe, la unidad, el equilibrio y la armonía.

Pidamos por los hombres que han sabido ser fieles, por los padres abnegados, honestos, valientes, leales. Pidamos también por los esposos infieles, por los desobligados, por aquellos que han abandonado a sus esposas, hijos, familia, y por todos los que atraviesan por algún momento difícil en su matrimonio o en su misión como padres.

La oración es, sin duda, el arma más poderosa que tenemos los cristianos para luchar contra los embates del enemigo. Encomendemos a Dios a nuestro papá, esposo, cuñado, compadre, suegro o cualquier otro padre de familia que esté necesitado de nuestra oración. Dios escuchará nuestros ruegos, pues es fiel a sus promesas:


Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, tocad y se os abrirá.


<>

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----