------- ---------------------

..

..

        

                                        

31 de marzo de 2012

Significado del Domingo de Ramos

domingoderamos

¿QUÉ RECORDAMOS ?

Recordamos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, la capital de Israel.

Sucedió unos días antes de su muerte. Fue una entrada grandiosa, y al mismo tiempo, humilde. La ciudad estaba llena de peregrinos venidos del interior, y de otras naciones, para celebrar la Pascua Judía.

Una gran multitud rodeó a Jesús, y con ramos de olivos y ramas de palmeras, lo acompañó en su entrada en la ciudad, entre cantos y aclamaciones. Muchos lo reconocían con fe y esperanza.
Jesús aceptó el homenaje de fe de su pueblo, sabiendo que se acercaba "su hora", en la que daría su vida para ejemplo de todos, en la soledad y pobreza de la Cruz.


¿CÓMO SE CELEBRA ESTE DÍA ?

La Misa de este día tiene dos aspectos importantes:

La Procesión de las Palmas

Esta procesión es la entrada a la Semana Santa. Se bendicen los ramos de olivo y las palmas, y luego se realiza la procesión por los alrededores de la iglesia donde se va a celebrar la Santa Misa. La procesión va encabezada por la Cruz. Durante la celebración se canta a Jesús como el Enviado de Dios y Salvador del Mundo.

La Lectura Solemne de la historia de La Pasión

También durante la Misa, se lee La Pasión de Jesús. Este relato del Evangelio nos hace ver cómo se cumplieron en Jesús las profecías del Antiguo Testamento. Antes se canta el Salmo 21, que es un maravilloso poema bíblico. Contiene las palabras con las que rezó Jesús antes de morir.



GESTOS Y SÍMBOLOS

El levantar los ramos de olivos es un gesto que no necesita explicarse demasiado. Es una forma visible de aclamar a Jesús con alegría y entusiasmo. Lo reconocemos como nuestro Salvador.



PARA REFLEXIONAR

Seguramente nunca pensamos en esto:

La Semana Santa comienza y termina con alegría. Esto es porque sabemos que, pasando por el dolor de la cruz, Jesús triunfó sobre el mal y la muerte. Así mostró al mundo con su ejemplo el camino a la Vida y a la felicidad que nunca termina.

Todo lo que los hombres desean (que haya justicia, unidad, que nos volvamos a encontrar después de la muerte, que veamos a Dios), tiene su respuesta en Jesús, que murió y resucitó por nosotros. Seguir su vida es el camino para lograr todas estas cosas.

La procesión de ramos no es simplemente para recordar cosas que sucedieron. Es una forma de unirnos todos los que creemos en Jesús, para comprometernos juntos a seguir su ejemplo.

Aunque este camino nos lleve posiblemente a compartir su Cruz (que todos tenemos), sabemos que caminamos hacia el triunfo de la resurrección (que todos tendremos).

Reflexionando en Domingo de Ramos

Este domingo observamos “la entrada triunfal” de Jesús a Jerusalén pocos días antes de su crucifixión. La muchedumbre cortaba ramas de los árboles y las tendía (y sus mantos también) por el camino. Por eso, en varias de nuestras iglesias este domingo celebraremos con ramas cortadas, con canciones de “Hosanna” y los niños se incorporarán en las festividades. Es un día de gozo y alegría, como fue el caso hace 2000 años en Jerusalén.

He estado pensando mucho en el Domingo de Ramos y leyendo la historia de nuevo. Hay algo que siempre me fascina y me molesta de este texto. ¿Cómo puede la gente cambiar tan rápido, de adorar a Jesús en un momento y pocas horas después gritar, “¡Crucifícalo!”?

Yo creo que la respuesta tiene que ver con expectativas. La gente estaba buscando un Rey y un Salvador. Jesús era (y es) las dos cosas. Pero no llega a su reino como quisiéramos. En lugar de buscar influencia, él buscaba el anonimato muchas veces. En lugar de aprovechar los aplausos, él inmediatamente entró el templo y volcó las mesas, enfadando a todos. En lugar de hablar de victoria y vencimiento, él hablaba de la muerte—su muerte.

Y no debemos pensar que solamente se trata de las personas en aquel tiempo. Esta historia nos toca a nosotros también. ¿Qué espero de Jesús? ¿Cuáles son mis expectativas? Si somos honestos, muchas veces nuestras expectativas no se logran, no se cumplen, ¿verdad?

¿Por qué murió mi abuela de cáncer, siendo una mujer de oración y fe profunda? ¿Por qué se divorciaron mis padres cuando tenía 11 años? ¡¿Dónde estabas, Jesús?! ¿No te importaba? Mis expectativas eran otras…

Este domingo reflexiona sobre tus expectativas y sobre este Rey y Salvador. ¿Estás dispuesto a recibir de Jesús lo que él quiere dar? ¿Estás listo para sufrir y estar incómodo? ¿Estás dispuesto para que Jesús derribe todas tus expectativas durante esta Semana Santa?

Feliz fin de semana

felizfindesemana

El mundo cambiará, si tú cambias

A pesar de que no conozco a todos los millones de personas que hay en todo el planeta, creo que el ser humano es igual en todas partes, sólo cambian las costumbres, las raíces, el lugar, el idioma, y poco más.

A todos nos hace vibrar el amor, la felicidad, y nos enfurecen las mismas cosas, como son las injusticias; es algo que nos pone en pie de guerra, y somos capaces de salir a la calle, en manifestación, como solidaridad y apoyo de esa causa, aunque haya pasado a miles de kilómetros.

Es algo digno de admirar en el ser humano, el poder de convocatoria que tienen al acercarse al que sufre, todos unidos en un mismo grito, es algo que me estremece y me llega al alma, sobre todo cuando se dejan atrás lo muros que colocamos de un lugar a otro, sitios que en realidad está en el mismo mundo que tu transitas, y que curiosamente lo de pertenecer a un bando o a otro lo hemos creado nosotros, no creo que Dios cuando creó el mundo, pensara en frontera, murallas y espacios limítrofes que separen a unas personas de otras.

En cierta ocasión escuche una frase que decía:

“El mundo cambiará...Si tu cambias”

Aquello me dejó pensando, en la profundidad de la frase, porque claro cuando la lees a simple vista te cuestiona el echo de que tu cambio influya en el mundo, luego la vuelves a leer con profundidad, y te das cuenta de que está hecha para todos en general, y en particular para ti que la lees, ya que si tú cambias, cambia tu alrededor, que es parte de ese mundo.

Es decir, si todos en general, en todo el planeta, nos propusiéramos como meta diaria, ser nosotros mismos, descubrir quiénes somos en realidad, a dónde queremos ir, porque actuamos de una forma u otra en diferentes circunstancias, repasar nuestra historia personal, comprenderla, aceptarla y perdonar aquello que nos dejó trabados en una época determinada, saber y comprender qué me separa o acerca a los demás, cuáles son mis creencias y donde esta puesta mi fe y que espero de la vida.

Si ese propósito lo convirtiéramos en un compromiso de vida diario y para siempre, desde luego la frase cobraría sentido, un sentido real, firme y presente día a día.

Es seguro que nuestra realidad seria otra, nuestro mundo seria distinto.

Parece una ilusión, pero afortunadamente en el mundo existen personas preocupadas por este cambio personal, que seguro influye en su ambiente positivamente, y quizás contagie a los que tiene alrededor, por el simple hecho de cuestionarse cuando ven a estas personas, actuar de forma diferente en la vida.

En una ocasión participé en una de esas manifestaciones; también quise sentirme solidaria por el hecho en cuestión hacia esas personas que sufrían, aunque estuvieran a miles de kilómetros de mi casa.

Precisamente, cuando llegue a mi casa, me quede pensativa en este hecho, en el motivo de las manifestaciones, y como casi todo en la vida, lo interioricé, cuestionándome algunas cosas.

Me pregunté qué sentido tenía el hecho de ser solidario con alguien que no me conoce, si después me llevo mal con los que tengo alrededor.

¿Eso me hace ser mejor persona?

¿Cómo puedo ser solidario con alguien que no me conoce, y con los que tengo alrededor no intento comprenderles, aceptarles como son, o perdonarles?

Aquella manifestación, no solo sirvió para solidarizarme con los demás, sino que también hizo que me diera cuenta, que en ocasiones criticamos acciones de los demás, cuando nosotros también estamos siendo insolidarios con las personas que viven a nuestro alrededor diariamente, y que si empezamos nuestra solidaridad en casa, es seguro que el mundo realmente, llegará a cambiar.

A veces hablamos del mundo y lo mal que está, como si no estuviéramos en él, y lo cierto es que el mundo lo componemos todos y cada uno de nosotros, y si nos fijamos en una montaña, para ser tan grande tuvo que irse formando granito a granito.

Igual podemos hacer nosotros, cuando empiezas a cambiar tú; cambia la percepción que tienes de la vida y de los que te rodean, y somos como los árboles, que estén donde estén, transmiten oxigeno al mundo, nosotros cuando cambiamos nos parecemos a los arbolitos, le damos al mundo un poquito más de oxigeno, y el oxigeno sabemos todos que es vida, y si hay vida, habrá felicidad...

nbas

Ama a los que te rodean

Vivimos en la sociedad de las palabras. Algunos dicen que padecemos una inflación de la palabra... Nos hemos acostumbrado a usar palabras sin hechos y por eso hay tanta palabra vacía que no nos llena…

Con la palabra podemos decir te quiero a alguien y alegrarle el día, pero también podemos mantenerla callada y dejar a los otros desconcertados.

Tenemos miedo a las palabras porque son un arma que nos puede ayudar o atacar, depende el cómo se use. La mejor palabra es la que se dice para iniciar o respaldar lo que hacemos. No es bastante decir a los demás "te quiero", hay que demostrarlo con la vida.

Quien más alegrías y problemas nos causan son precisamente los que nos rodean, los que tenemos cerca. Un desconocido nos dejará indiferente. Las alegrías y las penas nos la producen los que tenemos a nuestro alrededor. No nos debe de extrañar en momentos concretos que sean ellos los que producen nuestras heridas más internas y nuestras alegrías más profundas.

El amor no es sólo para decirlo, hay que demostrarlo, incluso, y aunque parezca extraño con los más cercanos. No vale aquello que dicen muchos: "ya él/ella, sabe que la quiero…" La mejor manera es decirlo… y demostrarlo con hechos…

Hay personas que están tan preocupadas en querer y ayudar a los demás, que se olvidan de querer y ayudar a los que tienen más cerca…

*****


“Que nuestro amor no sea solamente de palabra, sino que se demuestre con hechos."

(1ª San Juan 3, 18)

La mano

Una profesora pidió a sus alumnos de primer año que hiciesen un dibujo de alguna cosa con la cual estuviesen agradecidos. Ella pensó que seguramente todos ellos eran hijos de familias pobres no tendrían mucho que agradecer, así que dibujarían platos de comida, o alguna cosa por el estilo.

Sin embargo, la profesora quedó sorprendida con el dibujo que hizo uno de sus alumnos... Era una mano, dibujada de forma sencilla e infantil.

Pero, ¿de quién era la mano? Toda la clase quedó encantada con aquel dibujo.

"Creo que debe ser la mano de Dios", dijo un niño

"No, yo creo que es la mano de un granjero que está dando de comer de comer a las gallinas", dijo otro.

Cuando finalmente todos volvieron a su trabajo, la profesora se aproximo de su alumno y le preguntó de quien era la mano.

"Es su mano, profesora" -murmuró él.

Entonces la profesora se acordó que, en varias ocasiones, en el recreo, ella le había cogido de la mano a él, que era un niño raquítico y desamparado. Ella hacía esto frecuentemente con los niños. Pero aquello significaba mucho para este alumno.


d/a

30 de marzo de 2012

La Fe

SeñoraumentamiFe

Solamente se puede llegar a descubrir la oración, cuando se ha descubierto qué es la fe.

Todos aprendimos una definición de la fe, cuando éramos niños, en un catecismo.

Esa definición de la fe la definía así el Concilio Vaticano I:

-“La fe es una virtud sobrenatural, un hábito o un acto por el cual, con la gracia de Dios, el hombre admite determinadas verdades no porque sean evidentes en sí mismas, sino porque Dios, que no puede engañarse, ni puede engañarnos, las ha dicho.”

Normalmente, cuando hemos tomado esta definición desde pequeños, hemos hecho un subrayado, que quizá en nuestra conciencia continúa teniendo el máximo de importancia.

Es admitir determinadas verdades que nosotros no las percibimos, no las entendemos; es admitir lo oscuro; es admitir lo difícil; incluso tenemos una palabra clásica: es admitir el misterio.

Sin embargo, en la definición hay algo mucho más importante. Lo importante de la fe no es admitir una determinada verdad oscura, sino el admitirla porque Dios lo ha dicho. A partir de esto, la fe es una palabra que Dios dirige al hombre.

Cuando la palabra divina ha sido recibida por el hombre y el hombre le dice al Señor: “Acepto tu palabra”, entonces ese hombre comienza a vivir en dimensiones de fe.

El hombre dialoga con Dios y Dios dialoga con el hombre.

Esto es lo que se llama fe. Después, Dios me dirá esto o aquello, está claro o será oscuro…

Lo importante, lo inédito, lo maravilloso y lo sorprendente es que Dios le ha hablado al hombre y que el hombre ha escuchado la palabra de Dios y ha aceptado esa Palabra de Dios. Eso es ser creyente.

Esta es la estructura de la fe: Dios y el hombre como interlocutores: Dios y el hombre dialogando.

nbas

El amor puede mantenernos vivos (1)

No puedes dar al prójimo más amor del que eres capaz de darte a ti misma.

Bríndate la misma calidad de comprensión que dispensas a los otros.

Profundiza tu capacidad de juzgar con bondad y sabiduría las luchas de tu propia vida.

Todo aquello que rechazas en tu persona, también te causará rechazo en los otros.

Si eres poco comprensiva con respecto a ti misma, ignorarás al prójimo.

Si te juzgas duramente, también criticarás a los demás.

Si sientes vergüenza, culparás a los demás.

Si no puedes perdonarte, serás implacable con los otros.

Si pierdes la fe en ti misma, dejarás de apoyar a los otros.

Tu capacidad de entrega al prójimo refleja tu capacidad de darte a ti misma.

El círculo de amor debe incluirte a ti.

Si no es así, es preciso reparar la brecha.

Kathleen Keating

El amor puede mantenernos vivos (2)

El amor es energía que brota del alma, necesidad de expresión del Universo a través de sus criaturas. Cuando es procesado por la mente, adquiere matices realmente diferentes. El amor no impone amarse a uno mismo antes que a los demás.

El amor es un continuo dar sin esperar una respuesta o una retribución. El amor nos hace crecer aún en los peores momentos, es nuestro maestro del espíritu y el que califica nuestra existencia a medida que damos pasos en la tierra. Nos ayuda a comunicarnos desde lo mejor que tenemos, desde lo más puro.

Se ama porque el amor forma parte de la energía aglutinante del infinito y porque es una necesidad del alma que quiere expresarse para no morir y porque es parte activa de la expansión y el brillo de Dios en cada una de sus criaturas.

El amor es el gran motor que mueve el espíritu de las personas, transforma en fácil lo difícil, nos pone en acción instantáneamente sin medir riesgos ni consecuencias. Nos moviliza de tal manera que, en su nombre, somos capaces de entregar nuestro tesoro más precioso: Nuestra propia vida.

El amor no conoce de comienzos ni de finales, aparece cuando no lo esperamos y puede apagarse de la misma manera. Es un sentimiento que no entiende de razones, ya que no pasa por la mente, no se analiza, sólo se siente y uno se deja llevar por ese sentir. No conoce el egoísmo porque se entrega a través de lo que siente.

El amor es algo especial porque puede determinar que nuestra vida tenga o no sentido, porque puede hacernos perdurar en el tiempo. Nuestro cuerpo se consume ante la muerte.
El amor puede mantenernos vivos!

nbas

28 de marzo de 2012

Atraer o ahuyentar

Un ministro, en su fin de semana de descanso, decidió visitar una gran iglesia en el centro de la ciudad. Al pasar por el ministro local, en la entrada, él preguntó:

-"¿Como usted consigue atraer quinientas personas para su iglesia todas las semanas?"

El ministro local contestó:

-"Es fácil. Yo comencé con 1.000"

Lamentablemente, muchos cristianos tienen más facilidad de ahuyentar personas de lo que atraerlas para el Señor Jesús. Sus vidas insignificantes y el desaire con que manejan las cosas de Dios acaban influenciando negativamente a todos que les conocen. ¿Que motivos tendrían sus amigos para abrir el corazón para Jesús si lo que ven en ellos no les motiva a cambiar de vida?

Cuando la sonrisa de nuestros labios y el brillo de nuestras actitudes son vistos en los lugares donde frecuentamos, muchos si aproximan y buscan saber la razón de nuestra dicha. Y cuando les transmitimos el amor del Señor, que es percibido claramente en nosotros, quieren tener la misma experiencia y no anhelan más si alejar de aquella vida abundante por nosotros testificada.

Si hablamos de Cristo y no demostramos cambios, en vez de atraer personas, es cierto que las ahuyentamos. Lo que ven en nosotros es una vida huera y triste, sin la claridad característica de alguien que camina en la luz del Señor.

¿Quien iría a anhelar el mismo? ¿Quién iría a aceptar nuestro sermón?

Necesitamos estar firmes delante del Señor. Necesitamos vivir de tal manera que las personas vengan nos procurar mismo antes de que hablemos cualquier palabra. Necesitamos glorificar a Dios en todos los momentos de nuestras vidas. Necesitamos ser bendiciones y no maldición. ¡Necesitamos atraer y no ahuyentar!


¿Tu vida cristiana atrae personas o las ahuyenta?


nbas






Una cuaresma cristiana

¿Es que hay alguna otra cuaresma? Sí. Hay muchas cuaresmas.

La Cuaresma del que no hace nada ni se entera de que algo está pasando.

La Cuaresma del que se pone la ceniza y ahí terminó todo, con una cruz en la frente.

La Cuaresma del que cree que ha hecho algo más de penitencia, pero él sigue siendo el mismo.

La Cuaresma del que camina como todos los días pero nunca llega verdaderamente a la Pascua.

Bueno, hay tantas Cuaresmas como cristianos. Porque cada uno nos la guisamos a nuestro gusto y estilo. Y nos olvidamos que Jesús comienza la Cuaresma en medio de la oscuridad de la tentación. Una tentación que, de alguna manera, marca y señala nuestras propias tentaciones. El Evangelio de Marcos apenas hace sino señalar que “dejándose tentar por Satanás”, porque para Marcos lo fuerte está en que la tentación está en la línea del Bautismo de Jesús y por eso insiste en que “el Espíritu empujó a Jesús al desierto”.

Nuestra Cuaresma debiera estar marcada por tres líneas que no son nada nuevas, pero son siempre actuales. Oración, ayuno y limosna.

La oración

Como base para poder interiorizar el misterio que celebramos: nuestro propio éxodo camino de la Pascua. El camino del desierto no se puede hacer con pajaritos en la cabeza sino con la seriedad de quien quiere salir de sus propias esclavitudes y busca la libertad perdida.

El ayuno

No como un gesto de penitencia, sino como una manera de compartir algo de lo nuestro con los demás. El privarnos de algo para que, los que no tienen tengan algo. No se trata del ayuno estético para adelgazar y conservar la línea, ni del ayuno amarrete que no come para tener más para el día siguiente, sino del ayuno que significa privarme de lo mío para compartirlo con los demás.

Chesterton escribía que muchos cristianos pedían ayuda a los “industriales y a los zoólogos o a los biólogos”.

A los industriales, les pedían que fabricaran unas enormes agujas para que pudieran pasar por ella todos los camellos.

A los biólogos, les pedían que lograsen una raza de camellos tan pequeños que pudieran pasar el ojo de la aguja.

Como ven, cada uno vemos las cosas como nos conviene, porque sencillamente nos cuesta meterle el diente al Evangelio.

La limosna
Para ello la Cuaresma tiene que ser una Cuaresma marcada por dos elementos básicos y fundamentales del cristiano:

En primer lugar descubrir al otro, al hermano, al prójimo, con todas sus necesidades y problemas.

Y en segundo lugar, la limosna como la capacidad de privarnos de algo para compartirlo con el otro, el hermano, el prójimo.

Si la Cuaresma está marcada por la idea del Exodo, la salida de la esclavitud y el camino hacia la tierra de la libertad, entonces la Cuaresma ha de ser como una especie de Exodo personal y comunitario: la salida de nosotros mismos, de nuestros egoísmos y el camino hacia el hermano, el prójimo, el otro.

Y la limosna es la expresión de ese Exodo, porque es la manera de sacar las cosas del “egoísmo del tener” para llevarlas a la libertad de la liberación del otro que sufre.

Pero ello con la mirada puesta lejos, en el horizonte de la Pascua que es el final del éxodo, donde: la muerte se hace vida, donde el egoísmo se hace amor donde el otro se hace hermano. La Cuaresma como “peregrinación por el desierto de las necesidades, camino de los pobres y necesitados”. Pero tenemos que ser sinceros. No valen las trampas con el Señor.

Doy de lo que ya no me sirve o doy de lo que ya no necesito. La limosna tiene que dolernos un poco. Tiene que ser una “operación del bolsillo”, una “cirugía de nuestra billetera”. Y esto tenemos que hacerlo sin más anestesia que el amor que nos hace peregrinos hacia los pobres. Salir de nosotros mismos camino hacia los demás. Sacar la mano del bolsillo y extenderla hacia el hermano necesitado. Se puede salir de uno mismo pero sin dirección alguna. Aquí, este salir tiene una meta como la tiene toda peregrinación: nuestra meta tiene que ser el otro, el hermano. Un salir de nosotros para lograr algo fundamental que es el “encuentro”. Porque no se trata de tirarle en el sombrero unos centavos que nos estorban en el bolsillo, sino encontrarnos con él como persona y que este encuentro personal con el otro pueda llevarnos a todos al encuentro Pascual con el Otro que es Jesús resucitado.

Clemente Sobrado C.P




Personas e individuos

Siempre que pienso o me cuestiono en lo referente a los seres humanos, automáticamente vienen a mi mente dos categorías, muy bien definidas y diferenciadas cada una entre si: por un lado están los individuos y por otro lado las personas.

La diferencia estriba en que las personas tienen la capacidad de ayudar, de hacer el bien a sus semejantes y comparten un espíritu altruista que los gratifica.

Las personas se engrandecen en sus obras éticas y en la valoración y el respeto que en principio otorgan a la vida misma.

Los individuos, en cambio, carecen de esa intención de ayudar, simplemente nacen, crecen, se reproducen y mueren, independientemente de la educación que reciban, los modales o afectos, de manera similar a otros individuos que pertenecen a otras especies menos evolucionadas que la humana (me imagino, se supone), siempre pensé que podrán tener instrucción pero no educación… en fin

Aún recuerdo con lástima y tristeza, durante la enfermedad de mi madre, la manera en que fuí tratada por algunos médicos y enfermeras, cada vez que deseaba averiguar sobre su estado y peor aún cuando no la atendían, puedo decir que era “maltratada” con la arrogancia, indiferencia y vulgaridad típicas de los individuos… Eran profesionales con instrucción, especialidad y muchos cartones, pero no eran mas que individuos.

He visto, sin embargo a muchas personas sacrificarse mucho por los demás con desprendimiento, aceptando con humildad lo que la vida les da, ero siempre enfocándose en ayudar al otro, a su semejante.

Todo esto me sirvió para poder hacer la diferencia que hago, escribo esta pequeña nota meditando en esta época en que nos encontramos, terminando la cuaresma y pensando que hace muchos años hubo alguien que vino a este mundo para entregarse a los demás sin esperar nada a cambio.

Creo también que el bienestar físico y el mental no hacen una definición completa de lo que significa salud, si es que ésta no incluye, además, el bienestar espiritual.

nbas

24 de marzo de 2012

Cuando entra a tu vida

Cuando el amor entra en tu vida es porque la oportunidad ha dejado entreabierta algunas de las puertas; muchas veces están cerradas, pero el amor toca paciente y con detalles busca la llave y espera… Cuando el amor sale sin avisar le deja un lugar a la soledad y le da paso a la tristeza; el corazón cierra con candados todas las entradas porque tiene miedo que llegue otro sentimiento y se robe la ilusión y la calma…

Cuando la amistad llega a tu vida es porque los ritos permitieron que naciera y floreciera, entra la amistad cuando encuentra la llave precisa y la confianza le abre todas las puertas…

Cuando el resentimiento entra en tu vida, es porque encontró abierta unas heridas y se mete hasta lo más profundo de tu alma, rompiendo lo que la confianza había logrado construir… Para que el rencor salga, hay que abrirle las puertas al perdón, dejando que sane y repare toda dolor y frustración, y pueda el corazón recuperar la seguridad y confianza…

Cuando la rabia entra a tu vida es porque la paciencia se ha escapado por alguna de sus ventanas y la ira se aprovecha de cualquier instante en que pueda actuar para desalojar la calma; para que la rabia salga, necesita el tiempo actuar con cautela y todo pueda volver a ser como antes estaba…

Cuando la paz entra a tu vida es porque el amor le abrió las puertas y saco todo lo que intentaba robársela… Cuando la Fe habita en tu vida es porque el amor de Dios le ha abierto puertas y ventanas y ha invadido el interior de quien guarda siempre en Dios su esperanza…

Cuando Dios entra en tu vida, todo lo renueva y transforma, Dios abre todas las puertas para que entre el amor, el perdón, la fe y la esperanza… es ahí donde la Paz se hace dueña del alma…

nbas

Tarjetitas Semana Santa-2

semanasanta9semanasanta10
semanasanta11semanasanta12

Vida después de la vida

Mientras tomábamos un café con mi amigo Carlos, me contó que los médicos le habían diagnosticado una terrible enfermedad, y que tenía pocas opciones de salir adelante.

Carlos es de esas personas a los que les cuesta creer en la existencia de Dios y todo lo relacionado con lo espiritual, es decir, le es difícil creer en lo que no se ve y menos en la vida después de la muerte.

Pensé que tenía por delante una tarea muy difícil, pero que de alguna manera me las ingeniaría para hacerle entender la existencia de Dios y la vida después de la vida.

Se me ocurrió, que a través de algunos ejemplos, podía captar la atención de mi amigo, y comencé con una pregunta.

-¿Crees en la existencia del aire, tan necesario para nuestra vida?

-Claro, si no existiera no podríamos vivir, es muy necesario para que podamos respirar.

Vamos bien me dije.

-Entonces, sí crees que existe, ¿Por qué no me dices que forma tiene, de qué color es, podrías guardarlo en un recipiente?

Antes que me respondiera, le di otros ejemplos:

-Mira, le dije, en este momento estamos conversando, escuchamos nuestras voces pero no podemos ver nuestras palabras. Si miramos hacia el espacio sólo vemos el cielo, pero ¿te imaginas los miles de millones de mails, mensajes de texto, llamadas telefónicas, fotos, informaciones, que están circulando?... si fueran visibles, tal vez no podríamos ver el sol.

Carlos, con mirada de asombro, me preguntó:

-¿Y todo esto qué tiene que ver, qué intentas decirme con estos ejemplos?

-Que aunque haya cosas que no se ven ¡¡existen!! Y aprovechando su interés, continué diciéndole:

-Así es Dios. Él es real, está en todo lugar, pero como el aire, no se ve. Sólo podemos experimentar su presencia en nuestras vidas a través de la fe. A propósito, ¿Sabes que significa esta palabra? Creer en lo que no se ve.

En ese momento mi compañero, quiso saber sobre los misterios de la vida, y me dijo:

-Muchas veces me han hablado que la vida continúa después de la muerte física. He pensado mucho sobre esto, pero me cuesta creer, porque nadie ha regresado para contarlo.

-Eso es lo que dice la mayoría de la gente, pero yo te digo que hay un gran error en esa creencia, porque hay un hombre que si volvió de la muerte y ese hombre se llama Jesús.

También dicen que ya pasaron más de dos mil años y tal vez lo que dice la Biblia no sea tan real como algunos creen. Sin embargo, creemos ciegamente en los libros que narran las vidas de Colón, Napoleón, San Martín y tantos grandes hombres de la historia de la Humanidad, que pasaron por este mundo hace cientos de años y damos crédito de todo lo que han aportado y a quienes escribieron sobre sus biografías.

¿Entonces por qué no creer que Dios vino a este mundo en la persona de Jesús para dejarnos no sólo un mensaje de vida, sino además una esperanza de vida eterna?

- Hasta aquí todo bien, pero ¿Cómo creer que la vida continúa, una vez que hayamos muerto? Yo creo que mi vida se terminará cuando me muera.

- Tu cuerpo no es tu vida, por el contrario tu cuerpo contiene la vida, esa vida que nunca deja de ser.

- Explícame, cómo es eso.

- Volviendo a los ejemplos: la vida es como una persona que vive en una casa muy deteriorada. Un día viene el dueño de un palacio y te dice: tienes que venir conmigo porque esta casa ya es muy vieja y está a punto de desplomarse. Entonces te lleva a vivir a su mansión, un lugar asombroso.

- Estoy empezando a comprender, aunque me es difícil.

- Claro, le contesté, con nuestra mente humana jamás vamos a poder entenderlo, estas cosas sólo se pueden creer y comprender a través de la fe.

También le hice saber que si bien todos tenemos una vida, que abandona nuestro cuerpo en el momento de la muerte, no todos vamos a morar con Jesús eternamente. Sólo lo harán aquellos que tengan la convicción de que Él murió en la cruz del calvario y le hayan permitido que Él ser parte de sus vidas.

Mi amigo, que a esta altura se había convencido de mi exposición, me hizo una última pregunta:

- Tú realmente estás convencido de esa vida en el más allá, y vives esperanzado en esta fe, pero... ¿Qué pasaría si el día que tengas que partir de este mundo, no existiese nada de lo que crees? ¿Cómo te sentirías sabiendo que perdiste el tiempo?

- Si no hay nada, habré perdido el tiempo, pero, si es cierto, habré alcanzado todas las promesas de Dios. Ante la duda, prefiero seguir pensando y creyendo como hasta ahora. De todas formas, vivir de acuerdo a los principios de Dios, nunca me perjudicará ni a mí, ni a los que me rodean. Al contrario.

-Admiro tu fe, dijo Carlos, creo que voy aplicarla. Después de todo nosotros estamos tan limitados en nuestros pensamientos que no vale la pena perder el tiempo en aquellas cosas que solo están en el dominio de Dios. Creo que es hora de comenzar una amistad con Dios y dejar de pensar humanamente.

Nos despedimos y me di cuenta que en aquel instante su cara era otra. En él había paz y esperanza, todo lo que se necesita para enfrentar las dificultades más duras de la vida.


«¿Por qué nos cuesta tanto creer en lo que Dios nos dice y nos creemos cualquier cosa que otras personas cuentan, aunque sus vidas digan todo lo contrario?»

d/a



Principios para la vida

La verdad:
Ser sincero al hablar. No digas nada a menos que sepas fehacientemente que es verdad.

La agilidad:
Saber aprovechar el tiempo, lo que debe ser hecho hazlo inmediatamente. El tiempo es muy valioso para ser malgastado.

La diligencia:
Tomar decisiones conscientemente. Decide qué es lo que debes hacer y luego hazlo con entusiasmo. En caso de duda, pide consejo. No permanezcas en estado de confusión.

El respeto:
Debes tener mucho cuidado con el sentimiento de otras personas. Todo ser humano es precioso. Sé amable con todos.

La tranquilidad:
Tener serenidad. No dejar que pequeñas cosas nos saquen nuestra tranquilidad. Conserva la calma y la serenidad. Demuestra sosiego en todo lo que hagas.

La serenidad:
Acordarse del consejo del Rey Salomón, "las palabras del sabio son dichas calladamente". Fomenta ese hábito, te comprenderán y te comprenderás mejor.

La higiene:
Es importante mantener la higiene personal, ropas, casa y lugares públicos limpios. Respeta a tu cuerpo, como a tus vestimentas.

La paciencia:
Es necesario cultivar la paciencia sea cual sea la situación. Hay un momento para todo en la vida, no pretendas adelantarlo.

El orden:
Es importante concentrarse en todo lo que sea hecho, sin distraerse. Guardar cada cosa en su respectivo lugar, evitará pérdida de tiempo y de paciencia. Maneja tu tiempo y tus objetos con orden. Planifica y organiza. Así concretarás tus proyectos con éxito.

La humildad:
Reconocer las propias limitaciones, e ignorar los errores del otro. Aprender de todos. Cada persona tiene algún conocimiento o virtud que no poseemos. No eres perfecto.

La rectitud:
Acordarse del consejo del sabio Hilel, "lo que es desagradable para ti, no lo hagas a otro". Aquel que ama y practica la justicia es justo y su conciencia es limpia. Haz siempre lo que es correcto, especialmente en lo que respecta a tus obligaciones.

La austeridad moderada:
El dinero es para ser usado, no amado. Es un medio y no un fin en sí mismo. No malgastes el dinero innecesariamente.

El silencio:
Juzga el valor de las palabras antes de hablar. Hablar es una de las armas más poderosas. Es la única característica humana. El silencio es expresión de sabiduría. Piensa antes de hablar y no hables a menos que tengas algo importante que decir.

nbas

21 de marzo de 2012

Confianza total

Es una mañana preciosa, un radiante sol nos brinda su luz y calor, una extensa pradera muestra su verdor salpicado de esplendidos colores de una gran variedad de flores, las cuales se mecen por la suave brisa, junto al río cuyas aguas fluyen en un suave susurro, aunado al canto de las aves de maravillosos plumajes, y todo este conjunto de elementos crea un maravilloso ambiente; la paz inunda todo nuestro ser y nos sentimos llenos de alabanzas hacia nuestro Dios, por el deleite que sienten nuestras almas al contemplar la grandeza de la creación de nuestro Padre celestial; y somos felices.

Pero, cuando la tarde se presenta sombría, llena de nubes negras, de temores y dolor, y la oscuridad inunda el ambiente y nos sobrecoge la soledad, cuando los problemas de todo índole nos amenazan por doquier, y el peso de su carga se nos hace por momentos insoportable; con que facilidad nos olvidamos de que Dios está a nuestro lado, y que nos anima con su voz amorosa a que entreguemos en sus manos todas nuestras cargas y conflictos, y confiemos en que Él es nuestra fortaleza y nuestro pronto auxilio en medio de la tribulación.

Aprendamos a vivir cada día, de ahora en adelante, confiando en que Dios tiene el control de todas las cosas, por muy pequeñas o grandes que pudieran ser; digamos como el salmista, el rey David: «Aunque ande en valles de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento»

El hombre que vive confiado en Dios, cualquiera que sea la circunstancia de su vida, es una persona.

nbas

Tarjetitas Semana Santa

semana santa1semana santa2
semana santa3semana santa4semana santa5semana santa6semana santa7semana santa8

Suicidio

Desde hace un tiempo, cada vez se escuchan más noticias de suicidios y aunque eso afecta a personas de todas las edades, últimamente, en la mayoría de los casos se refieren a chicos y adolescentes.

Es como si se pusiera en marcha el efecto dominó: alguien se suicida, el caso sale publicado en las noticias, e inmediatamente, otros, por cuya cabeza está rondando la misma idea, hacen lo mismo, hasta que llega a convertirse en una especie de pandemia psicológica.

Hasta los especialistas se preguntan por qué una persona toma esta decisión tan drástica. ¿Qué los impulsa a quitarse la vida? Nadie tiene una respuesta convincente. Todo son suposiciones, teorías, pero nadie encuentra una solución. En la mayoría de los casos lo único que se hace es impedir que la noticia llegue al público, para evitar que otros hagan lo mismo.

Además, vemos como otros también se suicidan, sin la intención especifica de hacerlo. Me refiero a todos aquellos que totalmente alcoholizados, o bajo los efectos de las drogas, se suben a un auto y viajan a toda velocidad, para, en la mayoría de los casos, terminar estrellándose contra un árbol, un muro o con otros vehículos causando además de su propia muerte la de los demás.

En las noticias de estos días daban cuenta de adolescentes europeos que, de vacaciones en España y por pura diversión, hallándose bajo los efectos de drogas y alcohol, se lanzaban desde sus habitaciones, situadas a varios metros de altura, a la piscina del hotel. Algunos sufrieron graves lesiones y otros perdieron la vida. Todo este tipo de juegos es totalmente diabólico y el que pierde, no pierde dinero ni prestigio, pierde al vida.

Si les preguntamos a esos jóvenes qué es lo que les impulsa a arriesgar de esa forma la vida, lo más probable es que las respuestas más generalizadas serían: Lo hacemos porque es divertido… No pasa nada… Está todo bien…Si todos lo hacen, porqué no hacerlo… Qué tiene de malo…

Expresiones que sólo representan una total y absoluta irresponsabilidad y un desprecio imposible de comprender por la vida.

En realidad tenemos dos tipos de suicidios. Uno es aquél que se instala en nuestra mente y que nos bombardea con la idea de quitarnos la vida, haciéndonos creer que de esa manera vamos a dejar nuestros sufrimientos y nuestra miserable situación, para pasar a un estado mejor . El otro es el desprecio por la vida y el absurdo pensamiento de que las tragedias sólo les ocurren a los demás, pero que a nosotros nunca nos va a pasar nada.

Hubo y hay casos resonantes, en todas partes del mundo. El suicidio de varios jóvenes en las ciudades de Villa G. Gálvez, en Santa Fe y Rosario de la Frontera, en Salta. Pactos suicidas entre varios adolescentes en Japón. Y millones de casos más alrededor del mundo.

En el primer caso, fui testigo de lo ocurrido. Medios de comunicación del todo el país se interesaron por la situación. Llamaban por teléfono o venían periodistas, para tratar de saber qué motivaba a estos jóvenes a tomar tremenda determinación. Todos en su búsqueda querían encontrar fantasmas, brujos, filosofías o cualquier cosa capaz de haber influenciado a estos jóvenes a que tomaran esa dramática decisión.

En todos estos casos, ya sea un suicidio premeditado o improvisado puedo decirte con absoluta autoridad y certeza, que el problema es netamente espiritual. Creo ver tu cara de sorpresa.

Todos tenemos problemas, tristezas, desánimo, desilusiones.. Lo terrible ocurre cuando influencias de orden espiritual, que no tienen nada que ver con Dios, más bien todo lo contrario, se aprovechan de nuestras emociones más negativas y nos llevan a una situación de desazón y desesperanza tan profunda que les es muy fácil poner en nuestra mente esos pensamientos de suicidio.

En la Palabra de Dios, Jesús explicó que el enemigo ha venido para robar, matar y destruir, pero que Él vino para darnos vida plena y abundante.

Con esa explicación puedes identificar fácilmente quien está detrás de la muerte y del suicidio.

Pero también puedes ver claramente que Dios te ofrece una clase de vida auténtica y con propósito.


«Hay muchas clases de muerte y de suicidio, hay muchos muertos andantes por las calles de nuestra ciudad, pero hoy tú tienes la oportunidad de elegir la VIDA»

nbas

18 de marzo de 2012

San José

San Jose


El 19 de marzo con júbilo celebramos la fiesta de San José castísimo esposo de la Santísima Virgen María y custodio de la Sagrada Familia.

José de Nazaret, fue un humilde carpintero, según nos lo describe la tradición de la Iglesia, de la familia de los nazareos, de la estirpe del Rey David a quien Dios Padre escogió para desposarse con la Virgen María, Madre del Salvador.

Recordemos, algo de la historia que tanto la Tradición de nuestra Iglesia como las Escrituras nos cuentan sobre San José.

Habremos primero entonces de relatar cómo San José de manera sobrenatural se desposa con la virginal María, no olvidemos que la ceremonia nupcial judía, se realizaba en dos momentos; los esponsales o promesa de matrimonio, mediante la cual los novios se prometían matrimonio y una vez que era entregada la dote, se celebraban las nupcias, mediante las cuales, la novia se iba a vivir a casa del novio, su futuro esposo.

María, estaba consagrada al templo, y como toda virgen, era candidata perfecta para ser la Madre del Mesías, el Salvador. Además a María, le adornaban una serie de cualidades personales, que desde luego la hacían destacar de entre las demás jovencitas de su condición. Esto hizo ver a los sacerdotes de su tiempo y Ana de Fanuel, llamada “Ana la Profetiza” por la misma Escritura, que María debía desposarse para así poder estar en condiciones de ser la Madre del Cristo, del Mesías Prometido.

Todo apuntaba a que el candidato a desposarse con tan distinguida y virginal joven debía ser elegido de entre muchos, no por voluntad o designio humano, sino por designio divino, y así fue como a todos los candidatos se les repartió una barita sin florecer, para que entonces Dios obrara el prodigio: a quien la barita le floreciera ese sería el elegido para desposarse con María.

Así fue como en San José se vio de inmediato la voluntad del Padre, fue a él y solo a él a quien la barita le floreció en una hermosa flor, al mostrarla ante los sacerdotes del templo, a nadie quedó duda, de la manifestación de la Voluntad de Dios.

San José, no solo en ese acontecimiento, sino a lo largo de toda su vida, vivió de una profunda fe, esto nos lo deja ver la Sagrada Escritura, ya que los Evangelios nos cuentan cómo a pesar de ver que María se encontraba embarazada, decide en secreto repudiarla, para no condenarla a ser lapidada como la Ley Mosáica lo establecía. Al punto de marcharse, San José es detenido en sueños por el Ángel de Dios, quien le hace saber que el niño que María lleva en las entrañas es obra del Espíritu Santo y que deberá acoger a María sin temor alguno.

Con sólida fe, San José no titubea frente al mandato del Altísimo y acoge a María como su esposa, con obediencia inmediata sin cuestionamiento alguno no solamente en esa ocasión, sino cuando de nuevo el Ángel del Señor se le presenta en sueños para advertirle que el Rey Herodes quiere matar al niño.

De la misma manera, y con fe ciega pero pronta en obediencia, toma al niño y a su Madre para huir a Egipto, lejos del alcance de tan cruel y soberbio Rey, salvando heroicamente al más grande tesoro que el Padre haya puesto sobre la tierra; a la Sagrada Familia.

A San José se le conoce como al Patrono de la vida interior y de la buena muerte, ya que en la convivencia diaria con José, en el silencio del anonimato, Jesús aprendió de San José, lo que todos los hijos aprenden de sus padres, desde los primeros balbuceos y los primeros pasos, hasta su oficio de carpintero, su forma de conducirse frente a la vida y su inmenso amor por María.

Jesús y María, con su ejemplo en Nazaret, nos invitan a recurrir a San José. Su conducta es modelo de lo que debe ser la nuestra. Imaginemos con qué frecuencia, amor y veneración acudían a él María y Jesús y recibían de él todos sus servicios y entrega. Entonces con qué seguridad y confianza hemos nosotros también de implorarle su poderosa ayuda e intercesión en las pruebas espirituales y las pruebas de nuestra vida.

Cuando nos lleguemos a José para implorar su auxilio, no titubeemos ni temamos, sino tengamos fe firme, como él la tuvo, de que tales ruegos han de ser escuchados, ya que le deben ser gratísimos a Jesús y a la “Reina de los Ángeles", Nuestra Señora.

Tengamos presente que después de Dios, Jesús y María a nadie amaron más que a San José, su padre y su esposo, quien les ayudó y protegió, de las adversidades de esta vida. ¿Quién puede imaginar la eficacia de la súplica dirigida por José a la Virgen su esposa, en cuyas manos el Señor ha depositado todas las gracias? De aquí la comparación que se complacen en repetir algunos autores de libros sobre la vida espiritual: Así como Cristo es el mediador único ante el Padre, y el camino para llegar a Cristo es María, su Madre, así el camino seguro para llegar a María es San José; de José a María, de María a Cristo y de Cristo al Padre.





Imitemos a San José

San José es el más grande de los santos después de María. Es modelo de prudencia, de obediencia heroica, de disponibilidad pronta, de justicia, desprendimiento y pureza. Padre ejemplar y esposo solícito, lleno de fe, amor y respeto por Dios y los hombres. Elegido por Dios para ser el guardián, proveedor y protector de su Hijo y de su Madre Santísima.

Si todos los esposos y padres de hoy fijaran su mirada en San José como modelo y lo imitaran en sus virtudes, nuestras familias serían más fuertes y en ellas reinaría la fe, la unidad, el equilibrio y la armonía.

Pidamos por los hombres que han sabido ser fieles, por los padres abnegados, honestos, valientes, leales. Pidamos también por los esposos infieles, por los desobligados, por aquellos que han abandonado a sus esposas, hijos, familia, y por todos los que atraviesan por algún momento difícil en su matrimonio o en su misión como padres.

La oración es, sin duda, el arma más poderosa que tenemos los cristianos para luchar contra los embates del enemigo. Encomendemos a Dios a nuestro papá, esposo, cuñado, compadre, suegro o cualquier otro padre de familia que esté necesitado de nuestra oración. Dios escuchará nuestros ruegos, pues es fiel a sus promesas:


Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, tocad y se os abrirá.


<>

16 de marzo de 2012

Feliz día de San Patricio

feliz dia de san patricio

Muchos me rechazan

Había una iglesia en un barrio, a la que asistían personas muy cultas y refinadas. Existía una especie de derecho de admisión, es decir los líderes de la iglesia se fijaban en los asistentes, en como vestían, su status, su formación y de donde provenían.

Un borracho arrepentido de su situación y con deseos de cambiar su vida, intentó entrar a una de sus reuniones pero no pudo, porque los encargados de recibir a las visitas, le impidieron la entrada al templo. El borracho se retiró con tristeza y sin entender lo que ocurría.

Pasado unos minutos, se presentó la prostituta del barrio que, cansada de la clase de vida que llevaba, intentó entrar a la iglesia, buscando que alguien le aconsejara como podía dejar de usar su cuerpo de esa manera y cambiar su estilo de vida para poder estar más cerca de Dios. Lamentablemente fue reconocida por los recepcionistas del templo y no la dejaron entrar.

Más tarde se acercó un hombre que había tenido muchos problemas; había perdido su empresa, sus bienes, su esposa se había ido con sus hijos y estaba solo, abandonado y viviendo en la calle. Ese día sintió la necesidad de ir a pedirle a Dios, que le quitara su amargura y le ayudara a resolver sus problemas.
Su aspecto era deplorable, sus ropas gastadas y sucias. Nuevamente, los que estaban en la puerta del templo, entraron en acción y al verlo venir, ni lo dejaron acercar.

Horas más tarde los tres personajes, se encontraron en la plaza que estaba junto al templo y sentados en un banco conversaban entre ellos y comentaban lo que les había sucedido. No podían entender como había personas que impedían a otras acercase al Señor, cuando el mismo Jesús, derramó amor, sanidad y salvación, entre los pobres, los enfermos y las prostitutas.

De pronto y ante su asombro se incorporó a la conversación una nueva persona. Por alguna razón todos supieron que era Jesús que los miraba con ternura. Entonces les habló y les dijo:

-No estén tristes, ni se angustien, a mí también me rechazaron.

-¿Cómo es posible Señor? preguntó uno de ellos.

-Ellos piensan que viniendo al templo con sus mejores ropas, cantar algunos himnos y escuchar historias de la Biblia, tendrán mi favor.

Todo lo hacen por costumbre, porque todos lo hacen, pero no se dan cuenta que no permiten mi presencia en sus vidas.

Y peor aún, no se dan cuenta que rechazándoles a ustedes, también me rechazan a mí.

El otro, preguntó:

-Señor, ¿Cómo una persona puede venir a un templo y una vez dentro no dejar pasar a otra?

-Es muy sencillo, contestó el Señor: ellos vienen porque son religiosos. No vienen porque me buscan a mí, sólo vienen para quedar bien y para que los demás los vean. En cambio ustedes quisieron entrar, porque me necesitan y tienen su corazón abierto para escuchar mi palabra. Porque quieren ser transformados a través de mi presencia en sus vidas.

La caja de ahorro afectivo

Esta cuenta no se abre en ningún banco y tiene la ventaja de que no puede ser embargada, incautada, ni confiscada.

Una cuenta de ahorro afectivo es la que tiene como titulares únicos e irremplazables a aquellas personas que conforman y construyen un vínculo de tipo emocional (una pareja, padres e hijos, amigos).

Los titulares depositan en ella su capital de afecto, cariño y amor, y se comprometen a destinar ese monto a una finalidad común.

Esa finalidad puede ser la construcción de puentes de confianza, o la creación de un espacio de intimidad, o la preservación de la armonía, o el impulso para el desarrollo mutuo y acompañado de las mejores potencialidades de cada uno, o el tejido de tramas de seguridad psicológica, o la aceptación y la unión desde la diversidad, o el crecimiento espiritual compartido, o el aprendizaje vivencial y mancomunado del respeto.

En fin, hay tantas posibilidades como hay tantas personas que construyen, sostienen y alimentan sus vínculos.

Hay, además, vínculos indirectos, o de segundo grado, como los que me relacionan con mis socios, compañeros, vecinos, conciudadanos, compatriotas, congéneres. Tanto unos como otros, por diferentes motivos, son esenciales para la conservación y mejoramiento de la existencia humana.

En realidad, buena parte del sentido y de la trascendencia de la vida se asienta en ese tejido vincular, por lo tanto, el cuidado, la profundidad y la dedicación que brindemos a esta trama de relaciones en las que estamos integrados, tiene incidencia directa en los fondos que atesoran nuestras cajas de ahorro afectivo.

Quizás hemos quedado demasiado atrapados en el corralito de la economía monetaria a expensas de la economía afectiva y emocional.

Si lo más importante que cada uno de nosotros tiene, está en las cajas de ahorro y en los plazos fijos efectivos, es probable que nuestras cajas de ahorro afectivo se estén vaciando silenciosamente.

No me parece ni ingenuo, ni secundario, apelar en estos días a las cajas de ahorro afectivo, a reforzar los lazos sentimentales, a confiar y acudir a las redes emocionales en las que estamos involucrados.

Con pareja, hijos, padres, amigos, y con todos los afectos que nos unen con ellos, tenemos la opción de crear otros temas de conversación, otras perspectivas de la vida y nuevos proyectos existenciales.

Para algunos de ellos, tal vez sea necesario el dinero, pero no sólo el dinero. Si creyésemos que la vida pasa principalmente por el dinero, ¿qué nos diferenciaría de quienes nos lo roban? Tiene que haber algo más.

Revisemos nuestras cajas de ahorro AFECTIVO, y pongamos nuestro interés allí.

Las consecuencias

• Estoy casado, pero me enamoré de otra mujer… ¿puedo dejar a mi esposa y casarme con otra mujer? Yo no le veo nada malo a eso… ¿Acaso Dios no es amor?

CONSECUENCIA: Un hogar deshecho, hijos destruidos, dos hogares que mantener, rencor, amargura de hijos a padres, etc.



• Tengo un problema serio con mi jefe, me está proponiendo salir con él, a cambio de un aumento de salario, necesito dinero en forma urgente… ¿Podría acceder? Sería solo una vez y luego ya vería como arreglar el asunto con Dios.

CONSECUENCIA: El puesto o el aumento terminaron en manos de otra persona ajena.


• Realmente amo a mi novio, pero me está pidiendo una prueba de amor o de lo contrario me dejará... ¿Qué debo hacer? Sí no lo hago me expongo a perderlo.

CONSECUENCIA: Embarazo no deseado y por causa del mismo ruptura de la relación. En otros casos las parejas en su mayoría no permanecen juntas por mucho tiempo.


• Un amigo me propuso un gran negocio, es muy interesante aunque no es del todo honesto. Para ponerlo en marcha debo invertir todos mis ahorros. Mis padres, mis amigos me recomiendan que no lo haga. Finalmente lo haré es una oportunidad que no debo desaprovechar.

CONSECUENCIA: Una quiebra financiera, perdida de tiempo y sensación de fracaso y de haber sido engañado.


• Dios quiere que me involucre en algo muy importante, porque sabe que estoy capacitado para hacerlo, pero en este momento estoy muy ocupado en otros asuntos y a pesar de su insistencia, no puedo comprometerme con Él. Creo que quizás no es el tiempo, porque si lo fuera yo no estaría tan ocupado.

CONSECUENCIA: Angustia, confusión, insatisfacción e infelicidad debido a la desobediencia.


******


Reflexión

En estos ejemplos que acabamos de leer, vemos una realidad de la que todos tenemos ejemplos muy cercanos. Se trata de que veamos las consecuencias de vivir sin tener en cuenta la voluntad de Dios y tratando además de justificar o razonar nuestros actos.

Cuando estamos metidos en problemas de cualquier índole, queremos que Dios responda inmediatamente a nuestras demandas, los más pacientes quizás queremos su respuesta para ayer. Pero lo cierto es que actuamos como si nosotros fuéramos el Señor y por lo tanto Él tuviera que obedecernos. En realidad somos nosotros los que tenemos un serio problema cuando tenemos que obedecer a Dios.

Sí a esto le sumamos el grave hecho de que hoy más que nunca, han aparecido una gran cantidad de falsos representantes de Dios que han hecho del evangelio su “modus vivendi”, proyectándose ellos mismos y olvidándose de predicar y exaltar a Cristo, no es muy difícil entender la confusión espiritual en la que viven muchos que dicen creer en Dios.

La Santa Biblia, debería de ser la única e incuestionable norma de fe y conducta para cada cristiano. Ninguna tradición humana, teoría, razonamiento o consejo bienintencionados pueden ocupar el lugar de la Palabra de Dios.

De nada nos sirve tratar de adaptar la Palabra de Dios a nuestros razonamientos, conceptos e ideas. Al contrario se trata de permitir que la Palabra de Dios nos transforme desde lo más profundo de nuestro ser para que nuestra manera de pensar se acerque lo máximo a la de Dios. Esta es la única posibilidad que tenemos de que también nuestra manera de vivir este más cerca de la voluntad de Dios.

15 de marzo de 2012

El cuento de las arenas

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fin alcanzó las arenas del desierto.

Del mismo modo que había sorteado todos los otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaba a éstas. Estaba convencido, no obstante, de que su destino era cruzar este desierto y sin embargo, no había manera.

Entonces una recóndita voz, que venía desde el desierto mismo le susurró:

-"El Viento cruza el desierto y así puede hacerlo el río"

El río objetó que se estaba estrellando contra las arenas y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto.

-"Arrojándote con violencia como lo vienes haciendo no lograrás cruzarlo. Desaparecerás o te convertirás en un pantano. Debes permitir que el viento te lleve hacia tu destino"

-¿Pero cómo esto podrá suceder?

-"Consintiendo en ser absorbido por el viento".

Esta idea no era aceptable para el río. Después de todo él nunca había sido absorbido antes. No quería perder su individualidad. "Y, una vez perdida ésta, ¿cómo puede uno saber si podrá recuperarla alguna vez?"

-"El viento", dijeron las arenas, "cumple esa función. Eleva el agua, la transporta sobre el desierto y luego la deja caer. Cayendo como lluvia, el agua nuevamente se vuelve río"

-¿Cómo puedo saber que esto es verdad?

-"Así es, y si tú no lo crees, no te volverás más que un pantano y aún eso tomaría muchos, pero muchos años; y un pantano, ciertamente no es la misma cosa que un río."

-¿Pero no puedo seguir siendo el mismo río que ahora soy?

-"Tú no puedes en ningún caso permanecer así", continuó la voz. "Tu parte esencial es transportada y forma un río nuevamente. Eres llamado así, aún hoy, porque no sabes qué parte tuya es la esencial."

Cuando oyó esto, ciertos ecos comenzaron a resonar en los pensamientos del río. Vagamente, recordó un estado en el cual él, o una parte de él ¿cuál sería?, había sido transportado en los brazos del viento.

También recordó --¿o le pareció?-- que eso era lo que realmente debía hacer, aún cuando no fuera lo más obvio.

Y el río elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento, que gentil y fácilmente lo llevó hacia arriba y a lo lejos, dejándolo caer suavemente tan pronto hubieron alcanzado la cima de una montaña, muchas pero muchas millas más lejos.

Y porque había tenido sus dudas, el río pudo recordar y registrar más firmemente en su mente, los detalles de la experiencia.



Reflexión:

-"Sí, ahora conozco mi verdadera identidad".

El río estaba aprendiendo pero las arenas susurraron:

-"Nosotras conocemos, porque vemos suceder esto día tras día, y porque nosotras las arenas, nos extendemos por todo el camino que va desde las orillas del río hasta la montaña"

Y es por eso que se dice que el camino en el cuál el Río de la Vida ha de continuar su travesía está escrito en las Arenas.

d/a

Palabras de un reloj

Trabajo más que cualquier mortal, pero más fácilmente, por que lo hago segundo a segundo, tengo que hacer miles de tic tacs para formar un día pero dispongo de un segundo para hacer cada uno de ellos.

No los quiero ni puedo hacer todo a la vez, nunca me preocupo por lo que hice ayer, ni de lo que tendré que hacer mañana, mi ocupación es hoy, aquí y ahora, sé que si hago lo de hoy bien, no tendré que molestarme por el pasado, ni preocuparme por el futuro.

Tú que eres persona, si quieres vivir tan tranquilo y feliz como yo, no trates de vivir toda tu vida, ni echarte todo el peso de tu trabajo en un solo día.
VIVE AHORA.

Haz el trabajo de cada día en su día, te convencerás de que si se toma tiempo...
SIEMPRE HAY TIEMPO PARA TODO.

Hay un modo difícil y un modo fácil de hacer el trabajo que tiene que hacerse. Si quieres encontrar el modo fácil, mírame a mí, nunca me preocupo, nunca me apresuro, pero nunca me retraso. Lo que tengo que hacer, lo hago.


ESTE ES EL SECRETO...

d/a

Mi credo

Creo ante todo en Dios y en la su fuerza activa que se manifiesta en fe y sabiduría.

Creo en el amor verdadero, en el perdón y en el poder que estos dos tienen en nuestras vidas.

Creo en la amistad sincera, en el respeto y la tolerancia.

Creo firmemente en el que todos merecen una segunda oportunidad para cambiar y rectificar.

Creo que mientras haya vida hay esperanzas.

Creo que el amor de la madre es el tesoro más invaluable que pueda tener ser alguno.

Creo y no dejaré de creer que siempre habrá un mejor mañana.

Creo en que nada pasa por casualidad y que todo tiene un propósito, porque hasta de lo malo se aprende.

Creo en mí y en mis capacidades, en que no soy mejor que nadie, y nadie es mejor que yo.

Creo y eso es lo más importante en la vida, porque dejar de creer es dejar de soñar y eso es dejar de tener esperanzas, y no tener esperanza es estar muerto por dentro.

nbas

No cambies nunca

Mi mujer y un grupo de su iglesia habían iniciado un programa de autosuperación. Me pidió que le escribiera en un papel una lista de seis cosas que me gustaría que cambiara para ser mejor esposa.

Lógicamente, se me ocurrían muchas cosas que decir (y seguro que ella también tendría cosas que decir), pero en lugar de lanzarme a por un papel le dije:

-"Déjame pensarlo y mañana te daré una respuesta."

Al día siguiente me levanté temprano y llamé a la florería. Encargué seis rosas rojas para mi mujer y una nota que decía:

- "No se me ocurren seis cosas que querría que cambiaras. Te quiero tal como eres".

Cuando llegué a casa esa tarde, mi mujer me recibió en la puerta; estaba al borde de las lágrimas. No necesito decir que me alegré de no haberla criticado como me había pedido.

El Domingo siguiente en la iglesia, después de que ella hubo informado del resultado de su tarea, varias mujeres del grupo se me acercaron y me dijeron:

-"Fue lo más bonito que he oído nunca".

Entonces comprendí el poder de aceptarla y amarla tal como es; y así lo seguiré haciendo, por amor.


Anónimo.



******

Reflexión

Es muy fácil encontrar los defectos de los demás y mas fácil aún criticarlos, pero encontrar lo bueno de la gente y aprender a aceptarlos tal como son, es una tarea la cual no siempre estamos de acuerdo en aceptar, e intentamos cambiarlos a lo que según nosotros es lo correcto, pero sólo piensa:

¿Podrías soportar un juicio de esa gente a la que quieres?

¿Por qué es tan difícil tener amigos?

Será que siempre buscamos lo que nunca hemos tenido?.
Alguna vez mi padre me dijo:

-“Los amigos se cuentan con los dedos de las manos y muchas veces hasta sobran”.

De ahí que me pregunto siempre:

-“¿Quienes son mis verdaderos amigos?”. Acaso he de desconfiar de todo al que he conocido?…. No sé, ¿como saber quienes son mis amigos?. Serán acaso aquellos que me llaman para salir conmigo, o aquellos que me despiertan cuando estoy dormido?.

Los que me apoyan cuando estoy afligido, o los que me hacen ver mis errores, aunque no sea lo que yo he querido?.
Los que me felicitan en mi cumpleaños y celebran conmigo toda la noche, o los que con una simple llamada me hacen sentir vivo.

Los que están incondicionalmente ahí cuando los necesito, o los que a pesar de su ausencia son los que más me han querido?.

Serán aquellos a los que les cuento mis amores en secreto, o con los que alardeo de conquistas sin fundamentos.

Los que me dicen que todo esta bien, o los que me dan la contra y lo malo me hacen ver.

Los que me prestan dinero cuando lo necesito, o los que me lo niegan porque saben su destino.

Los que al verme me saludan con un gran abrazo, o los que me reciben con una sonrisa y un sincero apretón de manos.

Los que me cuentan sobre todo lo que les pregunto, o los que sin pedirlo lloran conmigo por lo que les ha sucedido.

Los que me dicen que me quieren, o los que con una sonrisa transmiten más de lo que pueden.

Con los que nunca peleo, o con los que a veces riño.

La verdad es que puede haber muchas clases de amigos,…pero solamente cuento en mis manos a los que aún conociendo mis sentimientos, mis pensamientos, mis fantasías, mis alegrías, mis éxitos y mis fracasos, confían en mí y sobretodo me aceptan como soy, sin cuestionamientos, ni reproches, simplemente se limitan a decir:


“Ese que va allí es mi AMIGO”

nbas

12 de marzo de 2012

Decídete a luchar

Cuando las cosas vayan mal como a veces pasa,
Cuando el camino parezca cuesta arriba,
Cuando tus recursos no alcancen y tus deudas suban
Cuando quieres sonreír, y sólo suspiras,
Cuando tus preocupaciones te tengan agobiado,
Descansa si te urge, pero no te rindas.

La vida es rara con sus vueltas y tumbos.
Como todas muchas veces comprobamos que muchos fracasos suelen acontecer, aún pudiendo vencer, y haber perseverado.
Así es que no te rindas…
Aunque el Paso sea lento, el triunfo puede estar a la vueltade la esquina,

El triunfo es el fracaso al revés; es el matiz plateado de esa nube incierta que no te deja ver su cercanía…Aun esta bien cerca.

Por eso, decídete a luchar sin duda, porque en verdad, cuandotodo empeora, el que es valiente, no se rinde… LUCHA!

nbas

Plegaria Eucarística

Jesús, enséñanos a no amarnos sólo a nosotros mismos.

A no contentarnos con amar a los nuestros,

Con amar a los que nos aman.

Jesús, enséñanos a pensar, también, en los demás,

A amar, primeramente a los que no son amados.

Jesús, que nos duela el dolor del amigo.

Jesús, abre los ojos de nuestro corazón,

Hay personas y familias,

Que lejos y cerca de nosotros,

Mueren de hambre, hambre de pan y de soledad,

Están tristes y no sonríen,

Nadie merece morir de hambre,

Nadie merece morir de frío,

Nadie merece sufrir por el egoísmo nuestro,

Que se haga realidad que el pan de la eucaristía se parte; Jesús,

Que se parte generosamente.

Jesús no permitas que seamos felices a solas.

Haznos cercanos a los que nos rodean

Y que en solidaridad aportemos nuestra vida,

A transformar nuestro mundo con amor y ternura.

Y con quienes en su vida vivieron en libertad y justicia, luchando por los más necesitados, partiendo el pan con todos.

Templos de Dios

Recuerdo que mi madre me decía:

-“Mira, aquí está Dios”. Tenía temblor su voz cuando lo mencionaba. Y yo buscaba al Dios desconocido en los altares, sobre la vidriera en que jugaba el sol a ser fuego y cristal. Y ella añadía:

-“No lo busques fuera. Cierra los ojos y oye su latido. Tú eres, hija, la mejor catedral (Martín Descalzo).

Dios habita en nosotros siempre y en todas partes… sin importar la religión que profeses, católico, luterano, ortodoxo, etc… ¿Por qué no enseñar esta verdad fundamental a todos?…

Dios, Creador y Padre, está presente en cada uno de sus hijos, está atento a todos sus pensamientos, proyectos y actividades. No se extraña de nada. Nada le altera. Es lento a la ira, rico en paciencia y bondad.

Dios nos ha creado a su imagen y semejanza (Gn 1,26). Y no nos ha abandonado; sigue cuidándonos y alimentándonos. Vela siempre por nosotros…

Tal bondad no depende de nuestro comportamiento. Él hace salir el sol sobre buenos y malos… Y si viste de belleza a los lirios del campo y alimenta a los pájaros del cielo, ¿qué no hará por nosotros, sus hijos (Mt 6,26-30), infinitamente superiores a las flores y animales?

Dios está presente en cualquier ser humano, sin distinción de credo o religión. Lo sienten cercano y amigo todos aquellos que creen en Él. Por medio de su Espíritu nos ofrece sus dones: amor, paz, gozo, amabilidad, bondad, paciencia, fidelidad, equilibrio, dominio propio (Gá 5,22)… Sólo hace falta creer en Él y dejarle libertad para darnos un “corazón de hijo” rescatado del pecado por la sangre de Jesús (Gá 3,26).

Debemos ser tolerantes con nuestros hermanos mas que palabras demos ejemplo con nuestra vida y acciones, debemos ser coherentes con lo que creemos y profesamos, Dios es para todos, está en todos nosotros.

nbas

7 de marzo de 2012

Día internacional de la Mujer

Mujeres, abuelas, madres, hijas, nietas, sobrinas..., ¡el día 8 de marzo es vuestro día!.
Un día para recordar el papel y la dignidad de las mujeres en el proceso de conciencia de su valor humano dentro de la sociedad.

Un día para contestar, para registrar y para despertar al mundo, un día para resaltar la importancia de la actuación de la mujer en todos los ámbitos de la vida.

Aunque pienso que un día es poco para celebrar una lucha constante, diaria y sin descanso. Un día es poco para reconocer la participación de las mujeres en la construcción de una familia, en la conquista del mercado de trabajo, en la lucha por su libertad de pensamiento y de elección, hasta llegar a ocupar un espacio al que tiene derecho.

Todavía queda mucho por hacer y luchar. Los pasos hacia el reconocimiento de la mujer en el ámbito laboral son lentos, pero avanzan.
Desde que nació la necesidad de establecer valores femeninos dentro de la sociedad, el papel de la mujer ha crecido, aunque lentamente, en todos los sentidos. La mujer actual se hace respetar, valorar y ocupa ya espacios en la sociedad antes inimaginables. Pero aunque la mujer haya subido escalones cada vez más altos, todavía sigue siendo perseguida por la discriminación, por el machismo y, por si eso fuera poco, la mujer es aún víctima de agresiones sexuales y de la violencia de género.
En India, las mujeres todavía son moneda de cambio en transacciones familiares y, en Pekín, la ONU ha establecido desde 1995, un compromiso de lucha por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Se trata de un marco para poner fin a la discriminación de la mujer, en sectores como la salud, la educación, el empleo, la participación política y los derechos humanos. Algo se ha conseguido, pero el debate aún continúa y parece que es interminable.


Felicidades a todas las mujeres que siguen luchando por sus derechos. Les animo a que sigan creyendo en vuestros propios valores y en el derecho de libertad que TODOS tenemos.

nbas

Homenaje a la Mujer

feliz dia internacional de la mujer

En este día de marzo
en el mundo las recordamos
unidas y con esfuerzo
ser reconocidas logramos.

Muchas no eran respetadas
siempre las humillaban,
se las desvalorizaba
por su condición de mujer.

Hemos logrado ya mucho
pero falta por recorrer,
algunas sufren violencia
no las tratan como un ser.

No todas son felices
no disfrutan la igualdad,
luchemos incansablemente
para nuestra meta alcanzar.

Logramos un día tener
muy bien merecido quizás,
pero el día de la mujer
que sea por la eternidad.

Solo calla y confía

Sólo calla y piensa en lo que Dios quiere.
Ofrécele, desde el fondo de tu corazón, en medio de tus inquietudes, el sacrificio de tu alma sencilla y noble, acepta los designios de su divina providencia.

Poco pesa que te consideres un frustrado o un fracasado, si Dios te considera bueno, a su gusto, a sus ojos.

Eso es lo que importa. Piérdete del mundo, confiado ciegamente
Y que llegará hasta ti, aunque jamás lo veas, ni te hable en voz alta, ni le sientas a tu lado.

Piensa, en silencio, que estás en sus manos, tanto más fuertemente sostenido, cuanto más decaído y triste te encuentres.

Vive feliz, tranquiliza tu alma, bebe de sus manos. Vive en paz. Que nada ni nadie te altere. Que nada ni nadie sea capaz de quitarte tu paz.

Ni la fatiga síquica, ni tus fallos morales, ni tus desencantos, ni tus aparentes fracasos, ni tus dudas, solo calla y confía...

Haz que brote desde adentro, y conserva siempre sobre tu rostro, una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor continuamente te dirige para alentar tus pasos y tus decisiones.

Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada, como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios, callada y confiadamente...

Recuerda:

Cuanto te reprima e inquiete, cuanto te preocupa o desmoraliza, es falso. Te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios.

Calla y confía. Por eso, cuando te sientas apesadumbrado, decepcionado o triste, calla y confía...

El buítre, el murciélago y la abeja

*Si pones un buitre en un cajón que mida 2 metros x 2 metros y que esté completamente abierto por la parte superior, esta ave, a pesar de su habilidad para volar, será un prisionero absoluto. La razón es que el buitre siempre comienza un vuelo desde el suelo con una carrera de 3 a 4 metros.

Sin espacio para correr, como es su hábito, ni siquiera intentará volar sino que quedará prisionero de por vida en una pequeña cárcel sin techo.


*El murciélago ordinario que vuela por todos lados durante la noche es una criatura sumamente hábil en el aire, pero no puede elevarse desde un lugar a nivel del suelo.
Si se lo coloca en el suelo en un lugar plano, todo lo que puede hacer es arrastrase indefenso y, sin duda, dolorosamente, hasta que alcanza algún sitio ligeramente elevado del cual se pueda lanzar a si mismo hacia el aire.

Entonces, inmediatamente despega para volar


*La abeja al ser depositada en un recipiente abierto, permanecerá en allí hasta que muera, a menos que sea sacada de allí.

Nunca ve la posibilidad de escapar que existe por arriba de ella, sin embargo persiste tratando de encontrar alguna forma de escape por los laterales cercanos al fondo.

Seguirá buscando una salida donde no existe ninguna, hasta que completamente se destruye a si misma.


Las personas en muchas formas, somos como el buitre, el murciélago y la abeja obrera.

Lidiamos con nuestros problemas y frustraciones, sin nunca darnos cuenta que todo lo que tenemos que hacer es ver hacia arriba.

Esa es la respuesta, la ruta de escape y la solución a cualquier problema.

Mirar hacia arriba!!.


*****

Recuerda:

La tristeza mira hacia atrás, la preocupación mira alrededor, la depresión mira hacia abajo, pero la Fe...


LA FE MIRA HACIA ARRIBA!!

5 de marzo de 2012

Ayuno que agrada a Dios

Ayuna de juzgar a otros, llénate del Cristo que vive en ellos.
Ayuna de palabras hirientes, llénate de frases que purifican.
Ayuna de descontento, llénate de gratitud.
Ayuna de enojos, llénate de paciencia.
Ayuna de pesimismo, llénate de optimismo.
Ayuna de preocupaciones, llénate de confianza en Dios.
Ayuna de quejarte, llénate de apreciar a lo que te rodea.

Ayuna de presiones que no cesan, llénate de oraciones.
Ayuna de amargura, llénate de perdón.
Ayuna de importancia de ti mismo, llénate de comprensión a los demás.
Ayuna de ansiedad personal, llénate de la paz de Dios.
Ayuna de desaliento, llénate de esperanza eterna en Jesús.
Ayuna de pensamientos de debilidad, llénate de las promesas del Señor.
Ayuna de todo lo que te separe de Jesús, ¡llénate de Amor!

Ayuna de juzgar a otros, llénate del Cristo que vive en ellos.
Ayuna de palabras hirientes, llénate de frases que purifican.
Ayuna de descontento, llénate de gratitud.
Ayuna de enojos, llénate de paciencia.
Ayuna de pesimismo, llénate de optimismo.
Ayuna de preocupaciones, llénate de confianza en Dios.
Ayuna de quejarte, llénate de apreciar a lo que te rodea.

Ayuna de presiones que no cesan, llénate de oraciones.
Ayuna de amargura, llénate de perdón.
Ayuna de importancia de ti mismo, llénate de comprensión a los demás.
Ayuna de ansiedad personal, llénate de la paz de Dios.
Ayuna de desaliento, llénate de esperanza eterna en Jesús.
Ayuna de pensamientos de debilidad, llénate de las promesas del Señor.
Ayuna de todo lo que te separe de Jesús, ¡llénate de Amor!


Oración


Te pedimos, Señor, que nos ayudes a continuar animosos estos días de penitencia que acabamos de empezar y que nuestras prácticas externas de penitencia estén siempre acompañadas por la sinceridad de un corazón que desea convertirse.

nbas

La jirafa y el leoncito

Una enorme jirafa se acercó a beber en un río.

Miró alrededor por si había cerca algún león. Tenía que tener cuidado, ya que muchas veces los leones las atacaban cuando estaban bebiendo.

Abrió sus patitas delanteras para poder bajar su largo cuello y se acercó al agua.

De repente escuchó un pequeño gemido, como si alguien estuviera llorando, vio una sombra y se asustó un poco, enseguida observó que un pequeño león se escondía en un arbusto. Era Leonín, un pequeño león que se había perdido.

Leonín, miró hacia el cuello de la gran jirafa que parecía no acabarse nunca. Cuando al fin vio su cara, unos enormes ojos negros le miraban.

El leoncito giró su cabeza y agachó las orejas.

Avanzó la jirafa, a paso lento y tranquilo, hacia él, le tendió la patita.

El león la acarició, dejó de llorar y ambos perdieron el miedo.

La jirafa le preguntó:

- ¿Cómo estás tan lejos de tu casa?

-Verás, le dijo el león. ¡Me perdí, por salir corriendo detrás de una gacela! ¡Sólo quería jugar!

¡Corrí muy veloz hasta quedar agotado!

-¿Qué ocurrió después?

-La gacela se espantó y yo me quede en este lugar. Estaba muy asustado, pero soy un león valiente, ¡no quería llorar! ¡Estoy tan cansado, dijo el leoncito.

-Ven, vamos hasta aquel árbol, - le dijo la jirafa – allí descansaremos.

El león se acurrucó entre las patitas de la jirafa y se quedó dormido junto a ella. Juntitos muy juntitos para darse calor.

Pasaron largos días, la jirafa cuidaba de él, le alimentaba y le daba cariño como si fuera su mamá. Un día le explicó que tal vez, dentro de un tiempo tendría que volver con los demás leones, pues era lo mejor para el leoncito.

Una mañana, el león bebía en el río, cuando unos leones se acercaron a él. La jirafa les observaba desde un alto. Contempló como el león se había encariñado con ellos. Había llegado el momento de partir.

Ella vio como se alejaba el leoncito para siempre, pero a pesar de todo estaba feliz, porque él, había encontrado a su nueva familia.



*******

Reflexión

- En esta lectura, la jirafa ayuda al león, a pesar de no pertenecer a la misma familia, y sabiendo la jirafa que el león podría hacerle daño en cualquier momento, ¿alguna vez hemos hecho lo mismo con alguien que estaba triste, llorando y sufriendo?

- ¿Nos hemos acercado a el/ella con afán de consolarla o porque no nos caía bien o no era de nuestro grupo de cole o de amigos? ¿Hemos mirado para otro lado y no la hemos consolado?

- En caso afirmativo ¿cómo te has sentido?

- ¿Crees que hay que ayudar y consolar a todo el que te lo pide o sólo a aquellos que son nuestros amigos? ¿Por qué?

- ¿Con quién te identificas del cuento?

- ¿Si fueras jirafa, que harías? ¿Y de ser león?

d/a


<>

Botoncitos Día internacional de la mujer (2)

dia internacional de la mujer7 dia internacional de la mujer8


dia internacional de la mujer9 dia internacional de la mujer10

4 de marzo de 2012

Ensalada para la felicidad

Compartir lo que tienes.
Amar sin exigencias.
Perdonar sin cicatrices.
Aceptar sin perfecciones.
Agradecer lo que te dan.
Y no rendirte ¡nunca!


Todo tiene que ir armonizando:
Del panal, un poquito de miel.
Del mar, un poquito de sal.
De la vida, un toque de optimismo.
De la imaginación, sueños.
Del dolor, raíces fuertes.


No somos felices porque no sabemos quizá cómo llenar nuestra copa, porque esperamos que la vida nos regale... pero no le damos a la vida lo que podemos darle.


VENIMOS DEL AMOR Y AL AMOR RETORNAREMOS

Orar, simplemente orar

Un pobre campesino regresaba del mercado al atardecer. Descubrió de pronto que no llevaba su libro de oraciones. Se hallaba en medio del bosque y se le había salido una rueda de su carreta.

El pobre hombre estaba afligido pensando que aquel día no iba a poder recitar sus plegarias. Entonces oró de este modo: He cometido una verdadera estupidez, Señor. He salido sin mi libro de rezos. Tengo tan poca memoria que sin él no sé orar. De modo que voy a decir cinco veces el alfabeto muy despacio. Tú, que conoces todas las oraciones, puedes juntar las letras y formar las plegarias que ya no recuerdo.

Y Dios dijo a sus ángeles: De todas las oraciones que he escuchado hoy, ésta ha salido sin duda alguna, la mejor. Una oración que ha brotado de un corazón sencillo y sincero

nbas

 

--------------------- -------------------------------- ----