------- ---------------------

..

..

        

                                        

23 de abril de 2011

Jesús nos dice:Sígueme



A lo largo de toda la historia, incluyendo nuestra propia época como parte de esa historia, es fácil imaginarse un rey, un jefe de ejército, un capitán, un general... subido a su caballo, o sentado en su despacho animando a sus soldados... “¡ADELANTE!”, “¡AVANZAD!”,entonces... los soldados avanzan y se adentran en la batalla... mientras tanto aquel rey está en la retaguardia, animando a sus soldados a continuar, a avanzar, sí... pero en la retaguardia.

Entonces he pensado en Jesús...“Ven y sígueme...”, me ha impresionado. Jesús no nos dice que avancemos, que vayamos por delante, Jesús nos dice... “Ven y SÍGUEME”. Jesús se ha lanzado primero a la batalla,. Al contrario que los reyes descritos anteriormente, Jesús, nuestro Rey... es un Rey que va por delante, es un Rey que nos va abriendo el camino y nos va dejando sus huellas para que le sigamos.

Jesús desde la cruz... nos anima a que le sigamos.

Me ayuda mucho cerrar los ojos e imaginarme la siguiente escena:

Observo un campo enorme... y a lo lejos, casi en el horizonte un ejército enemigo. Entonces... junto a mí un puñado de gente, amigos, compañeros, hermanos, familiares... todos viendo como se avecina éste ejército. Muchos estamos atemorizados, y entre toda la confusión aparece un hombre que, por Amor, decide hacer frente a este ejército.

Y es entonces, después de haber combatido, después de haber sufrido, después de haber sido maltratado, escupido, flagelado, coronado de espinas, después de haber cargado con su cruz y haber dado la vida... cuando nos dice al resto... “Seguidme!”.

No temáis porque... yo ya he abierto paso... no temáis... confiad y seguidme... A caso no veis que yo ya lo he vivido?

- “Me amas?”, confía en mí, sígueme.

“Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojo de su rango, y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz ...”

Cualquier cosa por la que estemos pasando, cualquier situación dolorosa... no pensemos que es muy fácil para Dios, o que Él no lo entendería ya que parece lejano... Nada más lejos de la realidad.

Al decirnos Jesús: “Sígueme”,comprendemos que Él ya ha sufrido y vivido esas situaciones, entendemos que...en nuestra soledad, en nuestro sufrimiento hay alguien que comparte nuestro dolor y que ha llorado como nosotros. Pues, sígueme significa que sigamos sus pasos, que vayamos detrás de Él.

Los reyes de la Edad Media no podían identificarse con sus soldados, puesto que no se adentraban en las batallas, no sabían lo que era realmente luchar y por tanto... era imposible que pudieran ofrecer consuelo a sus soldados, ya que por mucho que trataran de identificarse con éstos... no lo iban a conseguir.

Pienso que todos y cada uno de nosotros ha vivido esto alguna vez. El compartir nuestro dolor con alguien y experimentar cómo a pesar de los esfuerzos del otro por comprendernos... hasta que no vivan nuestra situación no podrán entendernos 100% y compartir nuestra agonía.

Por eso doy gracias a Jesús por todo lo que ha hecho por mí... por abrirme el camino cargando con la cruz.

Finalmente, y lo mejor de todo es que cuando Jesús nos dice “sígueme” no sólo se refiere a que le sigamos hasta la cruz... sino también a la vida eterna!

Por lo tanto podemos estar seguros de que no sólo podemos compartir nuestros sufrimientos con Él, sino también nuestras alegrías e ilusiones! También hay que seguirle en eso! Que a veces pasa que se nos olvida la alegría de ser cristianos!

Recordemos que lo que nos redimió no fue la cruz... si no el AMOR!

nbas




No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----