------- ---------------------

..

..

        

                                        

18 de abril de 2011

Conoce al Pastor


En una reunión familiar, un célebre actor dramático fue solicitado para hacer una demostración de su talento y de su arte. El actor aceptó y pidió que alguien sugiriera el pasaje que iba a recitar.


Un clérigo, también miembro de la familia, sugirió el salmo del Buen Pastor (salmo 23). El actor aceptó, con una condición: que el sacerdote recitara, después de él, el mismo salmo.


-No soy orador -se disculpó el sacerdote-, pero ya que usted lo desea, lo haré.


El actor recitó el salmo magníficamente. Su voz y su dicción fueron perfectas. Todos estaban pendientes de sus labios. Al terminar su “actuación” estallaron calurosos aplausos.


Entonces lo tocó recitar el salmo al clérigo. Su voz sonaba un tanto áspera y su dicción algo entrecortada. Pero las palabras brotaban como si estuvieran vivas, y el ambiente parecía embargado por un misterio espiritual.


Cuando acabó, siguieron unos momentos de silencio reverente; a algunos les asomaban las lágrimas.


El actor se puso en pie y dijo con voz emocionada:


-Yo he llegado a vuestros ojos y oídos; pero nuestro sacerdote ha llegado hasta vuestros corazones.


La razón es, sencillamente ésta: yo conozco el salmo; ¡pero él conoce al Pastor!




No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----