------- ---------------------

..

..

        

                                        

21 de agosto de 2012

Las creencias

Mediante valores y creencias motivamos y reforzamos nuestro proceso de dirección y sistema de orientación. ¿Tenemos conocimiento de cómo funciona nuestro sistema de creencias? ¿Qué tan importante es este sistema para el desarrollo de nuestras vidas?.

Hace un par de días me encontraba conversando con un amigo que había participado en el último Iron Man (competencia deportiva). Me contaba esta anécdota:

-En una ocasión tenia como meta correr un maratón. Días antes se había lastimado un tobillo por lo que fue a sacarse una radiografía. El día de la carrera llegó y él no había tenido tiempo de recoger los resultados de la placa pero se sentía bien y creía que no había ningún problema, sólo un poco de dolor y molestia. “Con todo mi entusiasmo corrí” me dijo, “terminando los 42 Km. y en muy buen tiempo”. Cuando regresó con los médicos estos le comunicaron que no podría correr porque tenía un hueso roto a lo que él respondió; “Demasiado tarde, ya lo hice” y con una sonrisa de satisfacción tomo su placa y se fue.

Probablemente el saber conscientemente que tenía un hueso roto hubiera cambiado su creencia de poder terminar exitosamente el maratón, pero como creía que estaba bien, el resultado fue el que esperaba.

El sistema de creencias funciona más o menos así: Imagínate que te encuentras sentado/a con tu pareja viendo la TV. Él o ella te pide que le pases sus gafas que se encuentran en el cajón de la mesita de noche. A mitad de la película te pones de pie malhumorado mientras una voz suena en tu cabeza:

-“Yo no sé dónde están las condenadas gafas, nunca las encuentro”.

Llegas frente a la mesita, abres el cajón, estudias su contenido y gritas:

-“Aquí no están tus gafas”.

Tu pareja se pone de pie soltando un suspiro, camina hacia ti, se para exactamente a tu lado y toma del cajón un objeto que sacude frente a tus ojos mientras te pregunta:

-“¿Qué es esto?”

Apenado respondes:

-“Tus gafas, pero es que no las vi”.

Te ha pasado algo parecido? Nuestro personaje ¿vio o no vio las gafas? Vamos a meternos dentro de su cerebro por un instante y veamos que pasaba en su mente inconsciente mientras sus ojos registraban las imágenes de lo que veía: “¡A ver a ver, lápices, libreta de notas, pastillero, gafas, momento! La mente consciente me acaba de decir que no sabe dónde están las gafas, que nunca las encuentra, yo no puedo hacerla pasar por una mentirosa”. En ese momento tu mente inconsciente bloquea la información formando lo que se llama un punto ciego lo que en psicología se llama “escotomizar”. Todo esto por orden directa tuya. Tu le indicaste claramente a tu cerebro que no sabías donde estaban las gafas y acuérdate que el cerebro no hace lo que quieres que haga sino lo que le ordenas específicamente hacer.

Cuántas veces nos hemos dicho y nos decimos a diario:

-“Es imposible para mí”, “esto nunca lo conseguiré”, “ser rico es muy difícil”, “el matrimonio para toda la vida sólo se ve en películas”.

Si realmente crees que algo es imposible, tu mente inconsciente hará todo lo necesario para que lo sea. Las creencias están íntimamente ligadas con tu identidad y son causa y efecto de acontecimientos y experiencias que dibujarán tu destino a lo largo de tu vida.

¿Qué tan lejos crees que puedes llegar? ¿Qué tan feliz o exitoso crees que puedes ser? Respuestas a este tipo de preguntas conforman tus creencias de identidad, pero de algo estoy seguro; si crees que puedes correr 100 metros no vas a llegar a los 1,000 por arte de magia. Muchas veces un accidente, una circunstancia especial provoca que hagamos algo que creíamos imposible y eso cambia nuestro sistema de creencias y como resultado nuestra forma de ver y vivir la vida.

No te has puesto a pensar que tal vez té estas subestimando? Se puede tener el cuerpo, la mente y las cualidades para ser exitoso y feliz pero antes que nada se debe creer que puedes serlo. ¿Cuál es el único límite verdadero para el ser humano? Repuesta: Uno mismo. Tal vez todavía no eres consciente de lo lejos que puedes llegar. Mantén siempre la creencia que tus actos te llevarán a merecer lo mejor.

Establece un plan de dirección y trabaja con tus creencias. Tal vez los imposibles de tu vida existen sólo en tu mente. Un maestro me dijo una vez: “Si crees con toda tu alma y todo tu ser que puedes volar, levantarás el vuelo. Si dudas por un instante jamás dejaras el piso”.

Y tú, amigo/a: ¿Qué tan lejos puedes volar?
Ivonne D`Alboradi

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----