------- ---------------------

..

..

        

                                        

12 de julio de 2012

Seamos como niños

La niña de 4 años cayó de su cama y se hizo una herida leve en la cabeza, de 1cm por lo menos, al ver la sangre que brotaba lloró asustada y antes de que su madre reaccionar por verla así, la niña sollozando dijo;
 
-Papito Dios me sanará Mamá.
 
Después de un momento efectivamente paro de sangrar, y para sorpresa de sus padres empezó a brincar y a jugar con su hermanito mayor como si nada hubiese pasado.
 
Sin embargo la madre quería llevarla al médico para que la revisara pero, su esposo se lo impidió porque a su parecer no era nada grave. Como típica madre madre acusada de sobreprotectora aplicó las respectivas curaciones y luego la abrazó fuertemente con preocupación.
 
Al día siguiente y sin más preámbulos la herida amaneció cerrada y seca, era como si nada hubiese pasado y cuando la niña despertó sus primeras palabras fueron:
 
-Viste mamá, papito Dios me sanó.
 
En su mirada había certeza, no existía la duda, lo dicho era un hecho.
 
.......................
 
La mentalidad adulta ya esta llena de prejuicios y prevenciones formadas por el transitar de la existencia en la tierra, estamos llenos de tabúes y taras aún teniendo a Cristo en nuestros corazones. Tuvo que pasar algo así para que esta mujer entendiera la importancia de renovarse y volver a nacer.
 
-Yo os aseguro si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Mateo 18,3.
 
En un niño reina Dios mismo...

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----