------- ---------------------

..

..

        

                                        

12 de junio de 2012

Cara a cara

Ernest Shackleton nació en Irlanda y realizó su primer viaje al polo Sur en la primera expedición Discovery. Es asombroso como hombres de ciencia y mucho conocimiento pueden tener la capacidad y sinceridad para reconocer la grandeza de Dios.
 
Este hombre escribió lo siguiente en su diario de viajes:
 
-“Éramos ricos en recuerdos. Habíamos roto con la apariencia superficial de las cosas. Sufrimos, pasamos hambre y triunfamos. Estábamos de rodillas y aún así alcanzamos la gloria, que se hizo más sublime en aquella inmensidad. Habíamos visto a Dios en toda su grandeza y escuchado lo que la naturaleza dicta. Habíamos desnudado el alma misma del ser humano.”
 
Otros exploradores, científicos y pioneros se encontraron con Dios en el descubrimiento de nuevos horizontes. Es que el hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir. Es así como sus diarios y biografías lo aseveran y realizaron valiosas aportes para la tecnología, la medicina o la cartografía.
 
Pero otros, en cambio, afianzaron aún más su posición enajenada de Dios y, parados sobre sus inconsistentes razonamientos ateos y humanistas, desafiaron al sabio y eterno Dios.
 
Todo hombre y toda mujer será llevado, en un punto de su historia, a encontrarse cara a cara con Dios. Ya sea en una enfermedad grave, un accidente o mala noticia.
 
Aún en sus mismos logros coronados o no de éxitos. En sus tiempos de soledad o rodeado de multitudes, en la prosperidad o en la escasez.
 
En ese punto culmine de su historia y de su vida tendrá que escoger, tendrá que decidir. Y no tendrá opción, pues Dios le hizo libre para escoger, pero no le hizo libre para no escoger.
 
Deberá hacerlo, y si escoge de rodillas y en sincera humildad, ese será el verdadero comienzo de su historia, ese será el verdadero descubrimiento de su vida.
 
Si el enfrentarte cara a cara con la grandeza de Dios no te hace ver cuán pequeño eres, es porque tu propio orgullo te mantiene ciego y tu fin será la eterna condenación.
 
"El Señor es excelso, pero toma en cuenta a los humildes y mira de lejos a los orgullosos."
Salmo 138:6

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----