------- ---------------------

..

..

        

                                        

12 de abril de 2012

La siembra

Un niño de ocho años estaba aprendiendo en la escuela acerca de cómo crecen las plantas. Estaba intrigado con la manera cómo una semillita diminuta que germina en el suelo más tarde podía germinar abriéndose paso a través del suelo como una planta.

Durante esa misma época, él y su familia asistieron al funeral de un miembro de la familia. En el servicio, el pastor habló acerca de la resurrección final de nuestros cuerpos.

Varios días después, cuando la familia pasó en el automóvil por el cementerio, el niño observó: “Allí es donde plantan gente”. Las semillas plantadas en el suelo y los cuerpos sepultados cuando mueren se habían conectado en su joven mente.

El apóstol Pablo usó esta misma ilustración de plantar semillas para describir la muerte, la sepultura y la resurrección cuando escribió a la iglesia de Corinto(1 Corintios 15). Dijo que aun cuando el cuerpo del creyente en Cristo esté sepultado en el suelo, un día éste resucitará a vida nueva(v.42). Nuestro cuerpo natural es débil, pero nuestro cuerpo espiritual quedará libre de enfermedad, deterioro y muerte(v. 43-44). Nuestro nuevo cuerpo será glorificado, dotado de poder y será como el cuerpo resucitado de Jesús.

Esperamos ese día cuando suene la trompeta, los muertos en Cristo resuciten y “seremos transformados”(v.52). Y mientras lo hacemos, difundamos las buenas nuevas de nuestra victoria sobre la muerte por medio de Jesús(v. 56-57).

Reflexión:


La resurrección de Cristo garantiza nuestra propia resurrección.

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----