------- ---------------------

..

..

        

                                        

16 de febrero de 2012

Una iglesia en un granero

Dos hermanos decidieron repartir la herencia de sus padres que eran agricultores. Uno era soltero y el otro casado. Como buenos hermanos repartieron el trigo a partes iguales. Pero el soltero pensó: bueno, yo soy soltero y necesito menos que mi hermano que está casado, tiene mujer e hijos. Y así de noche iba y sacaba en un poco de trigo de sus sacos y lo echaba en los sacos de su hermano.

Pero resulta que también el hermano casado sacó sus cuentas. Bueno, yo tengo suficiente, además tengo esposa y tengo hijos, mientras que mi hermano tiene que vivir solo. Y cada noche bajaba al granero y echaba algo de su trigo en los sacos de su hermano.

Así pasaron los días hasta que una noche, por esa coincidencias de la vida, los dos se encontraron en el granero haciendo la misma faena. Se sonrieron. Se dieron un abrazo.

La noticia cundió por el pueblo. Cuando murieron los dos hermanos el pueblo decidió levantar en aquel lugar una Iglesia. ¿Qué mejor lugar para una Iglesia que un granero donde en secreto se vivía la caridad y el amor fraterno?

Lo que realmente nos diferencia a los hombres es el corazón y no el montón de trigo que llena nuestros graneros.

Lo que definitivamente nos diferencia a todos es:

-Si en vez de pensar en uno mismo pensamos en los demás.

-Si en vez de pensar en nuestras necesidades pensamos en las de los otros.

-Si en vez de amontonar para nosotros decidimos compartir con los demás.

-Si en vez de pensar que yo soy soltero y necesito asegurar mi futuro porque luego no tendré nadie que se preocupe de mí, prefiere cada noche compartir su trigo con el hermano que posiblemente tenga más necesidades hoy.

---------

Es interesante el comentario de Benedicto XVI cuando habla de la justicia y la caridad.

Muchos se imaginan que la caridad solo es un parche a las necesidades de los demás. La caridad es pan para hoy y hambre para mañana.

Y para ello, es preciso acudir a la justicia.

Hoy tiene mejor prensa la justicia que la caridad o el amor. Pero la justicia es dar a cada uno lo que le corresponde. En tanto que la caridad va mucho más allá de la justicia. Es compartir de lo nuestro para que el otro tenga más de lo que le toca.

Es necesaria la justicia. ¿Pero será suficiente la justicia sin amor?

Por la simple justicia lo mío es mío, aunque el otro se muera de hambre.

Por la simple justicia el pobre tiene lo que le toca y el rico almacena lo que realmente él sembró.

La justicia puede terminar por ser una “codicia justa”.

En tanto el amor mira mucho más lejos que nuestros propios graneros.

La codicia nos hace exclamar: “hombre, tienes acumulado para muchos años; túmbate, come y bebe u date buena vida”.

En cambio, el amor contempla todo lo que uno tiene, pero inmediatamente se fija en que otros no pueden tumbarse, ni comer ni beber ni darse buena vida, porque viven cada día escuchando la misma música de sus necesidades.

El hombre de la parábola posiblemente era justo. Lo que tenía era suyo. Le pertenecía.

Pero carecía del sentimiento de la solidaridad, del sentimiento del compartir, del sentimiento de amor.

Es la historia de estos nuestros dos hermanos. Habían repartido con sentido de justicia.

Pero luego el amor de sus corazones les llevó a compartir de lo suyo con el otro en el secreto de la noche.

Hasta que el secreto se hizo día en sus almas, se hizo encuentro fraterno y se hizo sonrisa y se hizo abrazo.

¿Hay mejor lugar para construir una Iglesia que un granero donde la justicia se hace caridad y donde la codicia se hace generosidad?

La Iglesia está llamada a ser justa y a anunciar la justicia. Pero sobre todo, la Iglesia está llamada a ser el testigo fiel del amor que proclama Jesús en el Evangelio.

Dios es justo. Pero con la justicia que se encierra en el amor.
Dios es justo. Pero Dios es, por encima de todo, amor.
Dios es justo con la justicia del amor “hasta entregar su vida por los demás”.

La justicia no debe hacernos olvidar el amor, como el amor no debe hacernos olvidar la justicia.

¡Qué bueno hubiese sido que la parábola de Jesús terminase:

“Hombre tienes suficiente, come y bebe y date buena vida, porque hoy todos los hombres tienen lo suficiente para vivir, para comer y beber y vivir una vida digna de su condición humana”.

Clemente Sobrado C. P.

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----