------- ---------------------

..

..

        

                                        

22 de febrero de 2012

No es fácil rezar el Padre Nuestro

Me sucedió con un caballero:

- “Por penitencia rece un Padrenuestro”.

Se me echó a reír y me dice:

-“¡Tan poquita cosa!”.

Y le dije:

-“Si eres capaz de rezarlo bien, es suficiente”.

Es que nos hemos acostumbrado a rezar el Padre nuestro con tanta facilidad que casi nos sale espontáneo y lo rezamos sin enterarnos de lo que decimos. Cada vez estoy más convencido de que eso de rezar un Padre nuestro no es nada fácil, sino bien difícil. Debiera ser fácil. Pero termina siendo difícil.

Los discípulos, en el Evangelio de Lucas, comienzan por pedirle a Jesús que les “enseñase a rezar”. Y Jesús, a diferencia de todos estos maestros modernos que comienzan por enseñarnos toda una serie de técnicas, simplemente les enseñó el Padre nuestro.

A nosotros, desde niños, nos han enseñado a aprenderlo de memoria. Es posible que fuese la primera oración que aprendimos de memoria y que comenzamos a rezar, sobre todo al acostarnos.

Lo aprendimos de memoria como aprendimos a sumar, restar, multiplicar y dividir.

Pero ¿alguien nos enseñó a rezarlo?

Porque una cosa es saber y decir de memoria el Padre nuestro.
Y otra muy distinta es saber rezarlo.

Porque eso de rezar no es decir palabras de memoria.

Jesús mismo nos previene que no usemos demasiada palabrería. Porque rezar es entrar en comunión de sentimientos con el mismo Jesús.

Porque rezar es abrir nuestro corazón al corazón de Dios.

Porque rezar es poner en sintonía y afinamiento nuestro corazón con el corazón de Dios.

Y porque rezar el Padre nuestro es entrar en la vivencia del Evangelio del Reino.

Pienso que Jesús mismo trató de enseñarnos esa pedagogía al decirnos que oremos comenzando por decir: “Padre nuestro”.

Todo comienza con una experiencia de Dios como Padre.

Todo comienza con una experiencia de sentirnos hijos de Dios.

Todo comienza con una experiencia de comunión con todos los hermanos.

Es decir, comenzamos por crearnos un clima espiritual y una vivencia de paternidad, filiación y fraternidad. Y sólo desde ese clima y esa vivencia tienen sentido el resto de invocaciones y peticiones.

Los discípulos pensaban en orar como los discípulos de Juan.

Pero Jesús los sitúa en un marco distinto al de Juan.

La oración del cristiano comienza con una visión, una experiencia y una vivencia distinta de un Dios también distinto. Por eso la oración refleja muy bien, nuestra idea de Dios. Alguien lo expresó muy bien:

- “Dime cómo rezas y a quién rezas y te diré como es tu Dios”.

Que pudiéramos traducir también:

- “Dime como es tu oración y te diré cómo es tu fe”.

En las primeras comunidades cristianas, el Padre nuestro pertenecía un tanto al secreto de las comunidades. Y que sólo se enseñaba cuando el catecúmeno había profundizado en su experiencia de fe.

Es que sin una verdadera fe no se puede rezar el Padre nuestro, porque implica descubrir primero al Dios de Jesús, al Dios revelado por Jesús, que es el Dios Padre.

Por eso mismo, para rezar bien el Padre nuestro necesitamos poner como base ambiental tres experiencias fundamentales:

-La experiencia de Dios como “Padre”.
-La experiencia de que no rezamos solos sino como comunidad de hijos-hermanos.
-La experiencia de que somos la gran familia de Dios “nuestro”.

Podemos rezar desde la soledad, pero nunca rezamos “solos”.
Rezamos siempre unidos a toda la comunidad y familia de Dios.
Unidos a todos los hombres, en nombre de todos los hombres.
En nombre de toda la Iglesia.
No rezamos como “huérfanos”, pero tampoco “como hijo único”.
Rezamos como “familia numerosa”.

Los músicos, antes del concierto, comienzan por afinar los instrumentos poniéndolos todos en el mismo tono. El cristiano para rezar el Padre nuestro tiene que comenzar también por afinar su corazón.

Ponerlo en tono de paternidad divina.
Ponerlo en tono de filiación divina.
Ponerlo en tono de fraternidad divina.
Cuando hayamos sintonizado bien estas tres experiencias, ya será más fácil entender lo de “tu nombre”, “tu reino” y “tu voluntad”, como también “nuestro pan”, “nuestro perdón” y “nuestras tentaciones”.

Rezar es entrar en los sentimientos de Jesús orante, también aquí pudiéramos decir, “cuando oréis, tened en vosotros los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús”.

Clemente Sobrado C. P.

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----