------- ---------------------

..

..

        

                                        

28 de noviembre de 2011

Familia pequeña, familia feliz

Pandita Radimal, joven esposa india, tomó el sobre que le alargaban. Dio las gracias maquinalmente y salió a la sala de espera. Decenas de otras mujeres como ella estaban allí. Todas ellas tenían la misma expresión en el rostro que Pandita, una expresión de resignación, de pena, de tristeza, de conformidad a la fuerza contra un destino que ellas no deseaban. Pandita aceptaba, por un premio de rupias equivalentes a veintidós dólares, dejarse esterilizar para no tener más hijos.

Se trataba de una campaña nacional del gobierno de la India para detener el crecimiento de la población: veintidós dólares para las mujeres si se dejaban ligar los ovarios; quince dólares para los hombres si se dejaban hacer una vasectomía. Y un lema propagandístico que para muchos sonaba, y dolía, como una ofetada: «Familia pequeña, familia feliz».

¿Será cierto que para ser feliz una familia tiene que ser pequeña? Los economistas, los sociólogos y los hombres de gobierno (de algunos gobiernos) dicen que sí. Muchos líderes religiosos, que no desean problemas con el gobierno, también dicen que sí.

La familia pequeña, con pocos hijos, tiene pocos problemas económicos. Puede haber más comida en la mesa para repartirles a todos. Pueden haber más frazadas en el invierno para cubrir a todos. Puede haber más dinero para entretenimientos, para ropa, para los estudios. Los pocos cuartos de la casa alcanzarán para todos.

Sin embargo, ¿es realmente feliz una familia pequeña? ¿Es imprescindible, para la felicidad de la familia, que esté compuesta sólo de tres personas, o a lo sumo cuatro? No necesariamente. La felicidad de una familia no la hace el número de miembros que la componen.

Hay familias muy grandes, de diez, doce o catorce miembros, que viven perfectamente felices, aunque no son ricos. Y hay familias muy pequeñas que, aunque tienen mucho dinero, no han sabido hallar todavía la felicidad.

¿Qué es lo que hace feliz a una familia? Es la práctica de aquellas virtudes eternas enseñadas por Jesucristo y recomendadas por los apóstoles, virtudes que se insinúan en cuatro sentencias breves: «Esposos, amen a sus esposas… que la esposa respete a su esposo…. Hijos, obedezcan a sus padres en todo… Padres, no exasperen a sus hijos»
(Efesios 5:25,33; Colosenses 3:20,21).

¡Practicando estos cuatro mandamientos de Cristo, toda familia es feliz!

No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----