------- ---------------------

..

..

        

                                        

21 de enero de 2009

¿Quén se ha llevado mi queso?

Érase una vez un laberinto en el que vivían 4 seres: Dos eran ratones (Cofi y Oli) y los otros dos eran unos seres humanos del tamaño de un ratón (Kif y Kof). Todos ellos tenían el mismo objetivo: encontrar queso en el laberinto.
Un día, los cuatro se pusieron sus zapatillas y ropa deportiva para empezar su búsqueda del preciado queso. El laberinto, al igual que en la vida, tenía muchos obstáculos, puertas cerradas, caminos oscuros y pasillos que no conducían a ningún lado.
Cofi, Oli, Kif y Kof un día encontraron una fábrica en la que había mucho queso. Todos se pusieron muy contentos y empezaron a disfrutar del ansiado tesoro.
A diferencia de los ratones que se pusieron los zapatillas colgados en sus hombros para seguir buscando más fabricas de queso, los humanos guardaron sus zapatillas y ropa deportiva. Incluso Kif y Kof construyeron una casa cerca de la fábrica de queso para no tener que buscar más en el laberinto.Después de un tiempo, la fábrica se empezó a quedar sin queso por lo que Cofi y Oli decidieron aventurarse en el laberinto nuevamente para encontrar otra mejor.
Kif y Kof por su parte decidieron quedarse porque tenían miedo de adentrase en el impredecible laberinto. Kof era más renuente al cambio que Kif, ya que este último le insistía frecuentemente a Kof que buscaran queso en otro lugar. Lo que Kof siempre respondía era: Yo no me muevo de aquí, voy a esperar a que alguien ponga nuevamente mi antiguo queso, algún día llegará. Ese día no llegaba y ambos empezaron a sufrir los estragos del no comer mas queso.
Mientras los humanos tenían la esperanza de que todo volviera a ser como antes, los ratones ya habían encontrado la fábrica de queso más grande que jamás se haya conocido.
Kif decidió un día adentrarse solo en el laberinto, ya que sabía que cualquier cosa era mejor que quedarse. Kof por su parte, seguía en su actitud de esperar a que algún día las cosas cambiaran por si solas.Kif se puso sus zapatillas y ropa deportiva que había dejado arrumbadas y empezó su misión (Es más seguro buscar en el laberinto que quedarse de brazos cruzados sin queso).Al principio le resultó difícil, ya que había perdido la práctica por haberse quedado tanto tiempo estático. Después de unos días sin haber encontrado nada aun, le invadió el miedo y pasó por su mente regresar con Kof, sin embargo recordó la situación en la que vivían y decidió seguir buscando.
Poco a poco empezó a adquirir confianza y se dio cuenta de que si se hubiera quedado con Kof se hubiera enfermado y tal vez muerto (Si no cambias te extingues). De vez en cuando encontraba queso pero no en cantidades suficientes.
Como el laberinto era confuso y difícil, el miedo regresaba frecuentemente hasta que un día se formuló una pregunta: ¿Qué haría si no tuviera miedo?. Con lo anterior se dio cuenta de que no perdía nada al dejar su miedo a un lado. Por el contrario, le ayudaba a buscar la fábrica con más entusiasmo (Cuando dejas atrás el miedo, te sientes libre).
En su camino también recapacitó el que tanto él como Kof cometieron el error de confiarse. Se dio cuenta de que todo lo que estaba pasando lo hubieran podido prevenir si él y Kof hubieran empezado a buscar otras fábricas en cuanto empezó a agotarse el queso (Huele el queso a menudo para saber cuando empieza a enmohecerse).
Aunque no sabía con exactitud donde encontrar el queso, empezó a utilizar sus sentidos y descubrió que al avanzar en una dirección nueva le ayudaba a encontrar un nuevo queso.
Ya para esas fechas había olvidado el queso viejo y se dio cuenta de que Kof estaba cometiendo un error al vivir en el pasado. Las viejas creencias no conducían al nuevo queso (Cuanto antes se olvida el queso viejo, antes se encuentra el nuevo queso).Muchos días se imaginó disfrutando de grandes y variadas cantidades de queso, antes incluso de haberlo encontrado. Los escenarios que había formulado en su mente le dieron resultado ya que un día por fin, encontró la misma fábrica que los ratones. En esta había todo tipo de queso y en cantidades abundantes. Kif saludó a Cofi y Oli mientras comía del tan buscado queso.
Se colgó sus zapatillas en los hombros para al día siguiente seguir buscando otras fabricas de queso cercanas.
Al finalizar el día Kif escribió en una pared del laberinto lo que había aprendido:
.
• "El cambio es un hecho" (El queso se mueve constantemente)
• "Prevé el cambio" (Permanece alerta a los movimientos del queso)
• "Controla el cambio" Huele el queso a menudo para saber cuando empieza a enmohecerse)
• "Adáptate rápidamente al cambio" (Cuanto antes se olvida el queso viejo, antes se encuentra el nuevo queso)
• "¡CAMBIA!" (Muévete cuando se mueva el queso)
• "¡Disfruta del cambio!" (Saborea la aventura y disfruta del nuevo queso)
• "Prepárate para cambiar rápidamente y disfrutar otra vez" (El queso se mueve constantemente).
.

(Spencer Jonson)


No hay comentarios:

 

--------------------- -------------------------------- ----